logo

George Deek

“Estas cosas limítrofes siempre acarrean problemas “, reflexionaba el Sr. Embajador, rodeado por colaboradores, abogados y leguleyos ... siempre traen problemas ...

 

La prensa inquisitiva, mordaz, periodistas, cámaras, reporteros, no era un caso simple, era de los que acarreaban ventas de periódicos y rating televisivo, una disputa por seis mil kilómetros cuadrados para un país minúsculo como aquel, al cual el Sr. Embajador representaba, más que un asunto de Estado, asunto de orgullo nacional. 

Meuel2

La Reina Juliana, del país mediador del conflicto, de la “pequeña diferencia de mediciones y criterios” como manifestaba el sr. Embajador ante la prensa, enfundado en su Armani de corte exclusivo, gesticulando (siempre con la derecha) con ademanes suaves pero seguros, iba a estar presente, por lo cual la locuacidad, la habilidad oratoria del Sr. Embajador ante la Corte, debería ser espectacular.

Y estaba previsto que así fuera, el Sr. Embajador, no permitía ni se permitía un fallo, ensayos ante el espejo de la Suite, cuerpo entero, mientras una rubia alquilada, también de cuerpo entero, descansaba, sin entender una palabra, en la gran cama del hotel cinco estrellas plus de la capital de esta nación europea.

6479311501 2ddbd836a9 m

Abluciones, gárgaras, miel y jengibre (nacional por supuesto), la garganta perfecta, los espermatozoides en paz, la rubia despachada a tiempo, para tener una noche tranquila, previa a su intervención.

Amaneció de increíble buen humor, hizo cuarenta y dos minutos de cardiovasculares, se acicaló tal como la ocasión lo exigía, y se fue a la puerta del hotel donde su corte le esperaba.

the queen low res2

“... por eso nuestros argumentos, apoyados enfáticamente en el contexto geográfico, tal como lo ha demostrado el destacado Geólogo Dr. Martín Saldaure, y ratificado en el marco histórico, como habrá de verse en un futuro inmediato, son tan solo un pregón de nacionalismo ....”

Podium de acrílico, teleprompter para hacer de cuenta que no está leyendo sino improvisando, el Sr. Embajador, sobrio, de gris negro y corbata azul (sin llegar a lo chusco de usar la Bandera Nacional al cuello, como lo hizo el animal del Embajador de Samoa Occidental) acento claro, en inglés, perfecto, palabras en alemán, acotaciones a Goethe, para impresionar al presidente del jurado, un veterano prusiano de quien el Sr. Embajador ya había investigado que Goethe era su autor de cabecera ... todo planeado.

Nuestros contrincantes, o sea el país vecino ya se daba, simplemente por derrotado.

head scratching

Pero... “estas cosas limítrofes siempre acarrean problemas”, por alguna razón, una imperceptible picazón, comezón, comenzó a instalarse en un área incomoda del cuerpo del Sr. Embajador, si... pero del lado del frente.

El Sr. Embajador lo sintió, no le hizo mucho caso, pero la picazón volvió diez segundos después, más intensa, en el izquierdo específicamente...

El Sr. Embajador hizo una pausa, movió un poco las piernas, pasó las manos por el pliegue del saco, un gesto que nadie entendió, ni siquiera él mismo, ya que el problema estaba más al sur, pero recuperó su dignidad,

su porte, su garbo, sonrió y .. otra vez!

“Una pulga?” pensaba “Algún regalito venéreo de la rubia de anoche ?”

“Que marca de preservativos había usado?”.

La pausa se extendía y el jurado se preguntaba por que tanto dramatismo de parte del Embajador, que se apurara, suficiente pausa, vamos a los argumentos!

maxresdefault2

El Embajador tomó una vez mas la palabra, dijo tres monosílabos y volvió intenso el escozor y ahora en el derecho también, el podium era de acrílico, como rascarse? Como disimular?

Había perdido concentración, la Reina Juliana lo miraba, el bando rival se desesperaba pero dentro de un interno regocijo.

Intentó reiniciar, pero el teleprompter había pasado dos párrafos en la pausa, que no lograba recordar si había leído o no, comenzaba a sudar, a pesar de que el nórdico país estaba a dos grados bajo cero a esa hora ... Temblaba ... Iba a pedir disculpas cuando recordó que eso jamás lo hace un orador, zacate ! Otro pinchazo, mas fuerte, mas radical y no poder rascarse!

El auditorio empezaba a murmurar... el aplomo estaba perdido.

Entonces, la reina Juliana, candorosa descendiente de Hasburgos y Borbones por ambas ramas, materna y paterna, se inquieta, ella, la soberana, admirada y querida por todo el país... madre ejemplar, monarca sin tacha, quiere inquirir por el estado del Sr. Embajador y su inquietud y tímidamente, se acerca a su micrófono y pregunta:

-          Was fehlt Ihnen ? – “Sucede algo malo?”

Y en ese momento, en ese preciso instante, cuando la hasburgoborbona, con su candidez natural y sin otro afán que el de ayudar en esa ocasión tan solemne y digna de su investidura trataba de evidenciar su simpatía al orador en cuestión ... en ese momento, dado el incomodo silencio del embajador, en ese momento ...

1258004 1654109

 

... el Sr. Embajador, extendió su mano a la entrepierna, sutilmente, para ver si lograba rascarse ... pero no hubo sutileza en el sutil gesto ...

Nuestras relaciones diplomáticas con el nórdico país mediador se rompieron, tomaron infinidad de visitas diplomáticas, mediaciones de Naciones Unidas, Unión Europea y otras uniones, intercambio de diplomáticos, ruegos diversos ... medio suavizar la situación.

Perdimos los territorios en litigio, la prensa de todo el mundo lo convirtió en titulares y la foto del Sr. Embajador con la mano en la entrepierna, agarrándose su masculinidad con un ligero gesto de alivio, una sonrisa irónica mientras miraba a la reina, fue tránsito intenso de todos los mails y redes de Internet del mundo.

Del Sr. Embajador nunca más se supo nada... fue llamado al país de regreso, pero no volvió, se dio a la fuga, algunos dicen que lo han visto camuflado en una tribu herbívora de Papúa Nueva Guinea ...

Pero la verdad es que el país entero espera su regreso ...

Nadie sabe bien si para felicitarlo... o agarrarlo a patadas.

Otros Posts

Dos Perfiles. (Gentil colaboración de Carlos Barrera para este blog).

Estaba totalmente deprimido por los últimos acontecimientos que la pasaron: una relación amorosa fallida, económicamente estaba muy mal porque fue despedido del trabajo el cual sucumbió a la depresión económica que llego al país,

Firpenses … do not achicopalarse !

copia1firpoDuele, como pocas cosas duelen en la existencia … podemos reventarnos el cráneo buscando culpables y vamos  a encontrar quinientos … pero diluir las culpas entre quinientos, una vez más, deja ningún culpable y múltiples incertidumbres.

Tratando de entender “El Niño”

uyiuyiuyiuyiuy

El año pasado 2015, fuimos testigos de los efectos devastadores que el fenómeno de “El Niño” puede tener sobre el planeta, y más sobre nuestra área … preparémonos, para el 2016, puede ser peor …

© Daniel Rucks 2017