logo

282378En las cantinas de los alrededores del Parque Centenario, donde leyendas se cuentan y renuevan, transformándose en mitos, aun se cuenta la historia de Forúnculo Rivas.

Forúnculo Rivas era lo más borracho conocido en los alrededores, desde la Terminal hasta la 25, cuando llegaba sobrio a su casa, su mujer no lo dejaba entrar, no lo reconocía, el chucho le ladraba y los cobradores en la puerta creían que era otra persona … así que mejor, acostumbraba no llegar.

Los que trataban de aguantarle y seguirle el trago a Forúnculo caían al suelo de las cantinas, sin excepción, el tipo tomaba y no le temblaba ni el pulso, los contrincantes caían como mangos maduros.

borrachoentaquilla

Un día, en una de las cantinas del Centenario apareció un tipo alto, moreno, fornido, acento como medio caribeño, dominicano tal vez … se acodó en la barra de una de las cantinas y dijo en voz bien alta para ser oído:

-          Ando buscando a un tal Forúnculo Rivas, que dicen que es bueno pal´ chupín, cosa que no creo …

Se hizo un silencio denso, Forúnculo, que estaba en el otro extremo de la barra, lo miró, lo tanteó de lejos, le pegó un beso a la boca de la botella que le hizo temblar la etiqueta y le respondió:

-          Aquí me encuentro de cuerpo presente, servidor de usted, pero ha tocado la puerta equivocada porque Forúnculo Rivas no es hombre de tomar por campeonatos ni ranking FIFA, si esa es su intención, ahí afuera pasa la 7 y me parece que lo llaman … proceda.

-          Mire usted que vaina … - se rio a carcajada limpia el forastero - salgo desde el Caribe a recorrer países enteros, buscando a un tomador de agallas y me vengo a encontrar con un Ricky Martin cualquiera …

-          Y como prefiere tomar usted forastero? – se envalentonó Forúnculo – sentado o al pie de la barra ?

23952027 dos hombres borrachos

Se arreglaron las mesa, sillas, y llegó gente desde lejos a presenciar el duelo, los dos Forúnculo y el Caribeño mano a mano en la barra, establecieron reglas: nada de boquear, derecho a cambiar el apoyo del codo una vez por hora nada más y las piernas a discreción. Derecho a mear solo con autorización del juez de línea.

Tres días con sus noches … destapando y bajando botellas, el público se dormía, se iba, volvían bañados y frescos, otros iban a trabajar derechito desde la cantina y volvían a la hora de salida … ninguno le sacaba ventaja al otro …

Estaba a punto de declararse empate técnico, cuando, en medio de la madrugada del cuarto día ambos tuvieron un estremecimiento simultáneo ..

-          Ah no compay ! – gritó el caribeño – esto es trampa ! Habíamos quedado que el duelo era uno contra uno y usted se trajo a su hermano gemelo !

-          No me joda … así no se vale, dos morenos de su porte chupan más que uno – gritó Forúnculo – aquí está sobrando gente.

Ambos habían comenzado a ver doble al mismo tiempo! Y se armó el pleito de inmediato, al ver que el Caribeño sacaba una 22 cañón corto, rápido Forúnculo sacó el yatagán y lo clavó justo en las tripas del moreno … éste alcanzó a disparar y un certero tiro de 22 le perforó el corazón a Forúnculo …

Ambas dobles imágenes de cada uno cayeron al suelo … muertas, se lamentaron ambos unos segundos y se dieron cuenta que no tardaba en llegar la Policía por el disparo, así que el Caribeño se fue huyendo por la Juan Pablo II abajo y Forúnculo agarró su bicicleta y salió huyendo para el lado de la Tutunichapa …

… cada cual pidió una botella para llevar, por si el viaje era largo.

 

Otros Posts

Sobre el dilema de la aguja en un pajar

aseresa“El asesino sabe más de amor que el poeta”. (Joaquín Sabina).

Expedición arqueológica a las ruinas de San Salvador (Año 2215)

Capturajhgjhgg675765Dos arqueólogos, un veterano y su discípulo dirigen las excavaciones del hueco monumental en el que se hundió la ciudad de San Salvador hace doscientos años, y que han logrado hallar tras medio siglo de búsqueda ..

Entre piedras y Roca

USPW 277531aa

El futbol es de las pocas cosas que medio nos quedan, para generarnos un asomo efímero de esperanza, y encima esa esperanza nos la bajan a pedradas los mismos que deberían velar por el fútbol.

© Daniel Rucks 2018