logo

Tres hombres embarazados cuentan su experiencia en un blog 1Usted se ha puesto a pensar qué pasaría si fuéramos los hombres los que nos quedáramos embarazados?

Dicen que la población está envejeciendo.

Que nuestros países necesitan niños !

Pues no es por culpa de las mujeres, ellas ya hacen lo que pueden, de hecho las mujeres dan a luz, aunque tal y como está la tasa de despidos y desempleo, ponerse a tomar incapacidades maternales... es casi sinónimo de encontrar una rubia siliconada en su puesto, al momento de reincorporarse.

Por eso yo creo, que si las Naciones Unidas para la Población (UNFPA) quieren que haya más niños, lo ideal es que los hombres también se embaracen. Aunque no estoy seguro si eso solucionaría el problema, porque... se imaginan lo que pasaría si nosotros los hombres quedamos embarazados?

Por ejemplo, está claro que los hombres somos haragonotes (algunos) medio flojos. No soportamos mucho el dolor. Así como las mujeres aguantan casi hasta el último día yendo a trabajar, nosotros, que nos quejamos cuando nos jodemos una uña jugando fútbol, en el momento en que nos dé positiva la prueba entraríamos amarillos en el despacho del jefe con la ultrasonografía tiesa en la mano:

- Mire jefe, mire cómo estoy, estoy embarazado... incapacíteme, que ya tengo náuseas, vengo vomitando desde el laboratorio donde me dieron el resultado, por la ventanilla.

Hombre embarazado Los Sims 41

Aparte de eso, cuando ellas están embarazadas, nosotros, agarramos la postura de contemplarlas, apapacharlas, consentirlas, se imaginan si fuera al revés?

Ella: - Qué tal estás, como te sentís?

Nosotros: - Muy bien, estoy fenomenal.

Ella: - Pero te encuentras bien de verdad?

Nosotros: - Sí, mi amor, ya te lo he dicho...

Ella: - Es increíble lo bien que te encuentras, ¿verdad?

Nosotros: - Que sí, que estoy bien... no te preocupes, no me pasa nada, ahora de tanta preguntadera que te tenés, ya me están entrando unas nauseas tsunámicas y estoy a punto de vomitar todo el camino de la cama hasta el inodoro …

Man throwing up

Se imaginan ser apapachados por nuestras esposas de esa manera? Ellas, que habitualmente no nos paran la menor bola?

Otro ejemplo de este mismo diálogo, tres días después, si los embarazados fuésemos nosotros, las respuestas ya serían distintas:

Ella: - Antonio, qué tal estas?

Nosotros:  - Jodido, yo creo que estoy perdiendo hasta la última gota de bilis.

Ella: - Pero, tan mal te encuentras?

Nosotros: - Fatal, todavía me tengo que soplar dos noticieros en la TV hasta que sea mi hora de dormir, y no hay futbol en la TV, creo que no llego al noveno mes. Vas a tener que criar a nuestro hijo tú sola.

Ella: - Es increíble lo mal que te encuentras, ¿verdad?

Nosotros: - Y todo lo que me callo, para no asustarte, llamá a mamá que me venga a cuidar, y poneme el DVD del partido de Firpo – FAS del 2013, cuando ganamos la décima, para que le encuentre sentido a la vida ….

Baby Shower para papá o Dad Baby Shower biberones

Las mujeres, cuando están embarazadas, tienen antojos porque se les agudiza el sentido del olfato. Pueden oler las palomitas de maíz del cine, que queda en el mall distante dieciocho cuadras más allá, o el marisco a la plancha del restaurante que queda diez calles más abajo:

- Quiero marisco – diríamos nosotros- tengo antojo de comer mariscos …

- Bueno …ufffff, ya te los voy a traer, no sé si te diste cuenta que ya estoy en camisón y me iba a dormir …- contesta nuestra esposa

- Quiero mariscos, camarones, y después que pases que pasés por el Pops y les pongas encima sorbete de vainilla …

- Camarones con sorbete? Estás loco Antonio?

- Y después te vas al Red Mango y les ponés encima M and M´s … y me los traés antes que se derrita el sorbete ! – comenzamos a urgirla.

- Antonio, son las once de la noche ! Donde voy a conseguir todo eso??

- Esforzate – le diríamos nosotros llorando – que querés? Que este niño que llevo en el vientre nazca con cuerpo de camarón y pelo de sorbete de vainilla? 

Y nos lo traerían, porque ya saben eso que dicen, que si no te conceden un antojo luego al niño le sale en el cuerpo, y claro, ella no querría que el niño nazca con ojos de camarón y pelo blanco …como se lo mostrarían a sus amigas?

Otro antojo, si los hombres nos quedásemos embarazados, nuestros antojos serían distintos. Nos despertaríamos a medianoche diciendo:

- Quiero una Black & Decker! Necesito hacer agujeros, ya!

Black and Decker 20V Drill with AutoSense Clutch

Y nuestra mujer nos lo traería, porque no le gustaría que el niño naciese con la nariz retorcida como una broca.

Una pregunta: con la panza que tenemos ya algunos hombres, cómo se nos pondrá cuando estemos embarazados de treinta y dos semanas? Como un dirigible. Más de uno de mis compañeros de género en vez de romper aguas, romperán cerveza.

Se moverá el niño más en el vientre del hombre? Qué haríamos los hombres cuando sintamos las pataditas del bebé? Las mujeres se emocionan y dicen: "Mirá,sentí, se ha movido." Nosotros directamente cantaríamos  el gol: "Gol! Gol de mi hijo carajooooo!".

Y, en vez de ponerle música clásica para que el niño salga más inteligente, pondríamos Monumental Deportiva con Carlitos Aranzamendi …

En fin … creo … que pensándolo bien, prefiero que mi mujer sea la que tenga mi hijo antes que tener que aguantarme a mi mismo como hombre embarazado.

Otros Posts

Le pregunté a la noche por ti y no me dio referencia (Colaboración César Nuila)

3622581642 dccb03fd18

Le pregunté a la noche por tí y no me daba referencia, le di todas las referencias tuyas por si te encontraba, Al encontrarte solo le dije que te dijera que hay alguien que pregunta por tí que te recuerda a mares y que llora a océanos tu ausencia.

Sin pan pero con mucho circo …

20070129150533 pocopan pesimocirco 300x233

Nuestro país es el espejo de nuestras miserias y nuestras grandezas. Es la cara y cruz de lo que somos. La cara que mostramos y la cruz que llevamos. Las dos caras de la moneda. El coraje y la cobardía. El héroe y el traidor.

Preguntándole a Papá (Gentil colaboración de Carlos Barrera para este Blog).

fatherandson

El padre estaba sentado leyendo el periódico matutino, oyó que el microbús escolar dejaba a su hijo en la puerta de la casa, se levantó a recibirlo y los dos se saludaron, tenía un hijo preadolescente entre los 12 y 13 años de edad, es su orgullo, como padre se sentía realizado por tenerlo, el hijo se fue a cambiar de ropa, se puso una más cómoda, bajo a la sala donde estaba el padre y le dijo:

© Daniel Rucks 2018