logo

El negativismo en nuestro país es intolerable ! Ahora los negativistas de siempre, la han agarrado con la idea de que El Salvador no progresa educativamente, culturalmente …

Leer más...

microphones 1

Típico, uno de estos actorcitos que tuvieron sus cinco minutos de fama (o tres, a lo sumo) convoca a conferencia de prensa, para aclarar asuntos sobre su identidad sexual … RIIIINNNNNNGGGG! Llamada a recuperar la popularidad perdida.

Leer más...

descarga

Nuestras mujeres son bellísimas, divinas, con un don de astucia que una de dos, con el tiempo se va agudizando o nosotros los hombres, nos vamos “alelando”.

Leer más...

ang bratt

 

va a servir para detener los bombardeos de la OTAN (o sea USA y subsidiarias) sobre la población civil de Aleppo y Siria en general ?

Leer más...

B06i0KLCcAAbANr

Por qué no? Quien nos detiene? Quien dice que este día, que todos los pamperos nos vestimos de gloria, la gloria del Firpo de ayer, hoy y siempre … no sea el día en que éste, nuestro Luis Ángel Firpo, no despegue del momento amargo que vivimos?

Leer más...

aristoteles 420

Resulta que esa mañana Aristóteles (si, el insigne filósofo) amaneció bastante huevón … no le dio la gana de ir a las clases de su maestro Platón, que escupía más al hablar que el diputado Gallegos y de remate le caía mal, tanto así que toda su filosofía terminó basándose en lo opuesto a lo que Platón enseñaba  …

Leer más...

14346938809938

La carretera para lograr triunfar en la vida, tiene una bifurcación en “Y” … dos caminos.

Leer más...

Otros Posts

La epopeya de Lucio Pomponio Flátulo

28capitalreconLa Historia, desmemoriada como está, suele olvidar personajes notables, y a veces también olvida a propósito todo lo que no le conviene.

La asombrosa transformación de Ovidio Cherenqueque

popoCaptura

Ovidio Cherenqueque no era aficionado a la bebida, pero ese martes, al salir de trabajar, fue directamente del periódico donde trabajaba a un pequeño bar que quedaba a dos cuadras …

Un tonel de explicaciones

bebe en barril

Te debo un tonel de explicaciones, mi hijo…

© Daniel Rucks 2017