logo

11447707286 32336937a3 m

Y no era linda, o sea, no era una belleza, sino más bien todo lo contrario, con sus gafas gruesas y su cuerpo tan delgado y frágil no llamaba la atención de sus compañeros de universidad a su alrededor.

Eso sí, cuando era la hora de un examen final difícil, o de un trabajo en grupo complicado, todos buscaban a digamos Andrea, porque sabían que su ayuda o su intervención en un trabajo grupal, debido a su notable inteligencia y capacidad académica era garantía de éxito en las calificaciones de manera archi segura… ahora bien, esos mismos compañeros eran los que no la invitaban a salir, ni la hacían partícipe de fiestas ni eventos simplemente porque no les interesaba como mujer, sino como eficaz compañera de estudios.

Las noches de digamos Andrea rozaban muy cerca con la soledad absoluta, en casa con sus libros, un gato muy amigo sin nombre, y esa sensación de que la vida pasa de largo, sin hacerla partícipe.

Pero un día digamos que Andrea, se cansó, simplemente se aburrió de tanta soledad y ser un ratoncito entre libros y se fue a la tienda de accesorios humanos más cercana, a comprar todo aquello que la naturaleza no le había dado… y compró ojos verdes, y estatura, y partes de su cuerpo que necesitaban ser más prominentes, y compró sonrisas perfectas, miradas sugestivas, y compró encanto, y compró simpatía y con lo que le quedaba de sus ahorros compró un par de metros cúbicos de sensualidad.

tumblr mdjrriNJrD1r0tu9vo1 1280

A los pocos días, digamos Andrea era la sensación de la universidad, la mujer perfecta, era bellísima, agradable, simpática y encima de todo, muy inteligente. Comenzaron a llover las propuestas para salir, los galanes con miradas astutas y los que la miraban pasar con cara de bobos, se podría decir que digamos Andrea fue esporádicamente feliz.

Y digo esporádicamente feliz, porque su don de gente, su inteligencia y sabiduría le decían y le recordaban a cada instante que todo eso era tan superficial, tan vano, tan vacío, tan de mentiras, tan prestado… que simplemente no pudo sostener la situación más tiempo…

Y regresó a la tienda de accesorios humanos y devolvió cada una de las piezas artificiales que había comprado y pidió su dinero de regreso, y después de mucha discusión solo le reintegraron el treinta por ciento…

Hoy se puede encontrar a digamos Andrea, cada noche, en la soledad de su habitación, con sus libros, pero mucho más segura de sí misma, de lo que quiere y de lo que no quiere… por cierto, el gato ha sido bautizado como digamos Bartolomé…

Otros Posts

Ángel de la Guarda (Colaboración Carlos Barrera)

angelguardiaConversaban la niña y un señor muy anciano en un cuarto del hospital, ahí estaba postrado en una cama un hombre, tenía un tubo que salía de su boca éste le ayudaba a respirar, otros tubos de plástico salían de su brazo derecho el cual le inyectaba un suero intravenoso, un aparato registraba su ritmo cardiaco y otro aparato los demás signos vitales; la niña le dijo al anciano:

El Séptimo Mandamiento (Gentil Colaboración de Carlos Barrera)

Technologiablog prohibidorobar

El periodista se dirigió al oeste del país, haría un reportaje en un pueblo muy alejado de la capital, oyó que en ese pueblo nadie hurtaba o robaba algo, le pareció que era una buena historia y a la vez haría el reportaje, decidió desplazarse hacia allá para corroborar e investigar sobre ese hecho, recorrió en su auto varios kilómetros hacia el oeste, al cabo de 6 horas notó un letrero que anunciaba la llegada al pueblo, el letrero estaba en color verde las letras en color blanco justo debajo de éste otra inscripción que decía: “No Robarás”.

Nadie

Creo que todo empieza con la celebración de nuestro último aniversario, estábamos en un restaurante y de pronto, de la nada, vi una reacción rara en tu cara, una mirada que no me pertenecía. Ingenuo como suelo ser, seguí la línea de tus ojos y justo entraba un fulano al lugar, quien no sé quién es … ni conozco … pregunto inocentemente …

© Daniel Rucks 2017