logo

Yo debía tener, a lo sumo diez años, pequeño inquisidor, curioso investigador de cualquier cosa que surgiera, en aquellos veranos eternos, cuando todos los primos, en vacaciones escolares, éramos mandados al campo para “endurecer nuestro carácter”.

 

-Estoy un poco indispuesta – decía una de mis primas mayores- Creo que mañana viene Régulo Rojas de visita.

-Ay hija te entiendo – le decía mi tía – la última visita de Régulo te fue mal, así que traje buscapina.

-Ufff menos mal – decía otra prima mayor  - a mi Régulo Rojas me dejó en paz el miércoles pasado, ya puedo cabalgar tranquila …

Y es cierto esta última prima, pasó una semana sin subirse a los caballos, siendo fanática de la equitación y del miércoles para acá, ahí andaba al galope tendido … 

Pero yo no había visto a ningún Régulo Rojas, ningún extraño llegar a la finca, pregunté a los peones y todos me dijeron que no conocían a nadie de ese nombre …

Le pregunte a mi tía entonces, fui a la fuente …

-Es un señor muy molesto que viene de visita cada mes.

-Algo así como un cobrador ? El señor que viene por el pago del alquiler ?

-Peor, mijo, peor – me respondía mi tía.

Al día siguiente mi prima Dalila, ni se levantaba de la cama, dolorida. A mí, debo decir, mi prima Dalila me fascinaba, era unos tres o cuatro años mayor que yo, y a esa edad, eso era un abismo. Además no era “prima prima” como tal, era hija de un primo de mi papá, o sea “prima de pueblo chico” donde todos somos primos.

Así que en defensa de mi amada, al mes siguiente, cuando la indisposición previa asomaba, decidí montar guardia toda la noche en la tranquera de la finca, armado con una escopeta “matagatos” que no funcionaba desde 1933, un casco de guerra, un impermeable porque era noche de lluvia y una linterna.

-No seas tontito Martín – me dijo mi tía – quédate en la casa, Régulo Rojas va a entrar aunque tu estés o no vigilando la portera, verás Martincito – mi tía me quiso explicar, pero vio mi inocencia de 10 años reflejada en mis ojos y lo dejó así …

Para hacerla corta, pasé toda la noche, empapado bajo una lluvia feroz, vigilando la tranquera, nadie llegó, nadie se asomó, los zancudos se chuparon toda mi sangre, y el tal Régulo Rojas jamás se acercó a la puerta.

Tres peones en carreta me llevaron con altas temperaturas, al amanecer hasta la casa, y de ahí derecho al hospital de la ciudad, mis padres estaban furiosos conmigo por mi “aventura” y lo peor: Régulo Rojas siempre llegó … Dalila estaba en cama otra vez.

Pasaron los años, pasan los pasan, los “primos” que sacábamos mejores notas, íbamos a estudiar la Universidad a la capital, Dalila y yo fuimos a parar a esos estudios, ella seguía Medicina, yo Ingeniería, pero en las materias comunes terminamos siendo compañeros, como en matemáticas yo era bueno, Dalila se venía a estudiar conmigo a mi pensión estudiantil, y yo le explicaba …

Risas van, caricias vienen, surgió algo muy bonito entre nosotros, las noches de estudio se hicieron más frecuentes, las caricias más punzantes … una noche el calor de los cuerpos topó en “overload” y Dalila me susurró, entre sílabas, vacilando …

-Martín, si va a pasar algo, tiene que ser hoy, mañana viene Régulo Rojas.

Y recién ahí, a los 18 años … por fin logré descubrir quién era el

… tal Régulo Rojas

… y que no se derrotaba con escopetas “matagatos” viejas bajo la lluvia

… sino con besos, mimos, mucho cariño, respeto y paciencia

... pero sobre todo, muchísima ... paciencia !

Otros Posts

Esas diferencias que nos unen

lenguaje

«El castellano es el idioma común que nos desune» (Jorge Edwards Valdés. Crítico literario. Chile)

101 años de soledad y con cola

dcf74b0d fd50 438f aee4 d967a311a979 full“…en el instante en que Aureliano Babilona, acabara de descifrar los pergaminos, y viera que todo lo escrito en ellos era irrepetible desde siempre, porque las estirpes condenadas a cien años de soledad no tienen una segunda oportunidad sobre la tierra”

Zeppelín

 

 

A veces me pongo a pensar mujer, que en mi vida tú no fuiste más que un Zeppelín.

 

Digo, por las circunstancias, pasadas y actuales, un zeppelín, de los que antes pasaban por sobre las ciudades y toda la gente salía a mirar, y que si hoy pasaran, también todos saldríamos a ver ... un zeppelín ... raros, escasos, pocos, infortunados o llenos de fortuna, no se ...

 

 

© Daniel Rucks 2017