logo

Sin título 1

La cabeza del fútbol salvadoreño, vive mirándose el ombligo. Eso hace las ocho (8?) horas laborales del día … nada más.

De vez en cuando se saca lo sucio del ombligo, y con el mismo dedo, se lo traslada al oído, lo cual le resulta muy práctico para formarse un buen tapón de cera, que le impida escuchar las voces de la calle, del periodismo, el clamor popular que les hace señalamientos que no les gusta escuchar.

Es una “ardua” , bien pagada y bien viajada labor.

Igual se hace en política, en economía, como en el deporte más masivo del país, es el fútbol, la pelota rueda y no se escucha.

El compatriota sabe que somos los últimos en Centroamérica, codeándonos con Belice, pero nadie quiere que se lo repitan todo el día. El que, seguro, afirma que “el fútbol salvadoreño es una porquería”, suele recibir la misma respuesta: “Entonces no celebres cuando le metamos un gol a México”. Este ambiente ensimismado y críptico es para los dirigentes como el paraíso en la Tierra.

slv vs mex 03

Donde no hay control suele proliferar la informalidad, esa tierra de nadie donde se permite y tolera la corrupción y los arreglos bajo la mesa, que han puesto al fútbol salvadoreño al borde del abismo. Aun hoy hay sujetos, dirigentes y ex dirigentes de fútbol, prófugos, encarcelados y en plan de ser atrapados por “a” o “b” chanchada.

Vamos por partes

Usted me puede decir … “no, este chele escribe esto porque perdimos con México y quedamos eliminados”, no, eliminados ya estábamos desde el momento que no pudimos ganarle a Canadá de locales, en el segundo partido … desde que le ganamos agónicamente a Curacao para después nunca más ganarle a nadie … eliminados estamos desde siempre, desde antes de empezar a jugar.

Y nos elimina la misma estructura dirigencial, esa obsesión por no hacer nada más que causar problemas, castigar jugadores por pedir simplemente lo mínimo para una buena concentración, cometer administrativamente chambonada tras chambonada y cortarle las alas a cualquiera que amenace quitarles la chamba y el protagonismo que creen tener ( el caso de la suspensión a José Vidal Hernández es más que evidente),  serrucharle las patas al honrado que viene surgiendo, para no perder su modus vivendis.

fifa corrupcion futbol

Tanto así que el federativo Carrillo, que se muere por ser el nuevo Presidente del Comité Ejecutivo, tiene el muy dudoso honor de haber descendido de primera división con su equipo (Atlético Marte) dos años consecutivos y encima, cometer la truhanada de hacer firmar a los jugadores del equipo, que si descendían, ya no cobraban sus sueldos … esa clase de figuritas dirige los destinos del balompié nacional.

El jugador importa poco o nada …. Arturo Álvarez, nuestro mejor jugador no quiere volver a la Selecta hasta que esta pacotilla con todo y “Primi” se vayan … hasta que las cosas cambien, pero no va a cambiar nada, el éxito deportivo no es imprescindible para los que lucran con el fútbol y no es algo que les importe demasiado. Por eso nuestros defensas no saben cabecear y los delanteros no pueden parar una pelota.

dt.common.streams.StreamServer 1 11 1024x683

Y a nivel de clubes?

La manera como se manejan los clubes sería imposible si viviéramos en un entorno de orden y legalidad. Si todo es un desastre es porque dirigentes, técnicos, jugadores y prensa han necesitado del caos para sacar algún provecho.

Hoy se habla de la peor crisis de la historia del fútbol salvadoreño, pero es la misma crisis en la que vivimos hace décadas. Es curioso que los índices de seguridad, salud, economía, desarrollo humano y educación de la región centroamericana se parezcan tanto a la tabla de posiciones de las Eliminatorias. En todas las tablas, El Salvador ocupa el último lugar.

Nos han intentado vender una y otra vez la idea de que nuestro fútbol es competitivo, que nuestros jugadores son “cracks” (“Crack te van a hacer los huevos” le dijo en un El Salvador – México, Pancho Osorto a Hugo Sánchez) . Pero cuando nuestros equipos se enfrentan al ámbito internacional, a una Liga de Campeones CONCACAF, es cuando se expone más fielmente nuestra miseria: jugadores mal nutridos, mal pagados, mal preparados.

Es entonces cuando se nota con más claridad que los clubes han usado el dinero en cualquier cosa menos en armar un equipo.

Es la fórmula que los dirigentes han creado para aprovecharse del fútbol, porque es en la competencia internacional …

… es donde queda expuesta su ineptitud.

Anexo:
Los hechos de ofrecimiento de dinero para que nuestra Selecta gane, empate o pierda por la mínima ante Canadá para favorecer a Honduras, no es más que la comprobación de la “chanchada” nuestra de todos los días en  materia futbol.
Incentivos hay en toda Liga, todo torneo, por mucho que exista una clausula de fraude deportivo (ver abajo) en nuestra legislación ..ley salvadoreña ? No me jodan y no un ex presidente se acoge al asilo político sin siquiera ser perseguido?


Pero lo más detestable es escuchar con la “voz de la honradez” a miembros de FESFUT.
Aplausos a los muchachos de la Selecta, eso es tener huevos !
… y tener huevos es un excelente punto de partida  

CrrL1avUEAAC6Hh

Otros Posts

Que diría Augusto César Sandino ?

sandino

El culto a la “Divina Pareja” se parece muy poco al socialismo, la unión de los conceptos Estado­/Gobierno/Religión son conceptos peligrosamente bolcheviques y el slogan “Seguimos cambiando Nicaragua, cristiana, socialista, solidaria” es lo más parecido a un arroz con mango que he oído en mi vida.

El Paste Navideño

8420369305 b3fed4768f bApareció en uno de esos anuncios “chafa” en Internet, que no querés leer, pero te termina persiguiendo por toda la pantalla igual, hasta que le das “click”, menos por entusiasmo más por cansancio …

Huevos de Toro

1851166a231776c4445a76ee0da687d2

Algunos gobiernos conceden Medalla al Valor a héroes de guerra, bomberos aventados y embajadores que pasaron por el país sin robarse nada ni maltratar a sus sirvientes, pero esa medalla, a mi juicio, tiene un único verdadero dueño: aquel prehistórico  hombre de las cavernas que se atrevió, a inicios de la Historia, a comerse el primer huevo.

© Daniel Rucks 2017