logo

Augusto en Agosto (que todavía no se llamaba como tal sino Sextil, y de eso se trata esa historia), se regodeaba en su reclinatorio en el Palacio Palatino, refrescándose sus imperiales gónadas con hojas de palma que batían esclavos y esclavas númidas (por las dudas, nunca se supo bien para que lado pateaba el tal Octavio Augusto).

La vida le sonreía, se vivía el año 11 de Nuestra Era, allá en una lejana provincia de Judea, en Galilea había nacido Jesús el Cristo, el Mesías, hacía 11 años, pero en Roma nadie sabía nada al respecto, para ellos, seguía siendo el año 764, contado desde la fundación de Roma.

El cambio de numeración a año 1 de Nuestra Era (Nacimiento de Cristo) , se daría muchos años después (en el siglo VI), con Dionisio el Exiguo, monje denominado así por su corta estatura (bah ! por no decirle Dionisio el Chaparro) , quien define el año 1 como el año 754 de la fundación de Roma, aunque Dionisio cometió dos errores:

-         a)  No ubicó un año 0, por lo cual no existe un antes y un después en el cambio de era, del 1 A.C. pasamos al 1 D.C o Nuestra Era, o sea que Jesús cumplía un año en el año 2 D.C.

-        b)   Por falta de calculadora (que todavía no las inventaban), Dionisio falló en el cálculo y cambió todos los años en base al nacimiento de Jesús, que en realidad había nacido cuatro años antes, o sea en el 4 A.C …

Bue … ahí dejemos a Dionisio con sus cálculos mentales y su breve estatura, volvamos a Augusto …

 

A pesar de que Roma era próspera, conquistaba territorios de la mano del excelente yerno y general que tenía Augusto, Marco Vipsanio Agripa, que derrotaba a quien fuera, mientras Augusto era incapaz de agarrar una espada sin puyarse el dedo.

Augusto casó a Agripa con su hija Julia la Mayor, que estaba muy buena y era mujer de sábana inquieta (era más díscola, coscolina, libertina que … Lindsay Lohan en época de apareo, para poner un ejemplo, y para colmo tuvo una hija Julia la Menor que saldría más p…… eor que la madre) y esperaba nombrarlo sucesor, pero murió antes que él, así que le tocó nombrar a su hijo adoptivo Tiberio, que era más aburrido que una sesión de la Asamblea Legislativa.

Augusto guardaba una preocupación, y era que su fama nunca alcanzaría la de su tío abuelo Julio César, quien lo nombró heredero y sucesor aunque nunca fue Emperador, todo llevaba su nombre ! (El apelativo Zar de Rusia, y Sha de Persia hasta el siglo pasado, se derivaban como y consideraban descendientes de César).

El calendario Juliano, la dinastía Julio – Claudia, hasta el mes que acababa de pasar, antes llamado Quintilis ahora se llamaba Julio y tenía 31 días …ahí estaba el asunto !

Él tenía que tener su mes propio …así que llamó al amanuense (eran pocos los que sabían escribir) y de inmediato redactó una nota al Senado, le gustaba aparentar que guardaba formas republicanas ..

 

En la nota, a manera de resumen, le decía al Senado que por Decreto Imperial Sextil pasaría a llamarse Augustus o a manera castellana …Agosto.

Y para no ser menos les indicaba que le quitaran un día a febrero (que era el último mes del año, marzo era el primero, por las siembras) que quedara en 28 días no más y se lo agregaran a Agosto para que tuviera 31 días como Julio !*

Ahora podía estar tranquilo …

Y es por eso, por capricho imperial, que Julio y Agosto, dos meses seguidos, tienen 31 días de duración.

 

  • Nota: Si bien el Decreto fue enviado como tal, el Senado no lo hizo efectivo hasta después de la muerte de Octavio Augusto en el año 14 D.C.

 

 

Otros Posts

Me sirve Justicia … pero con huevos por favor?

02020202

Se necesitan donantes.

Un llamado a su solidaridad: se necesita un abogado, juez o un fiscal, uno, al menos uno, uno solo - que no sea político por piedad - con huevos de cualquier grupo o factor, eso sí, que sean positivos, cualquier donación hacerla al tribunal competente.

Cualquier cosa te llamo

-         spam calls Cualquier cosa te llamo! – levantó la mano el amigo al despedirse …

Las bestias del otro lado del mar y todos los que llegaron a América antes que Colón

 

Odorico de Pordeone, misionero italiano de origen checo, fue de esos primeros intrépidos que en cáscaras de nuez, lanzóse a las mares en 1314 y atravesó Asia desde el Mar Negro hasta las costas orientales de China, viaje en el que invirtió 14 años.

 

© Daniel Rucks 2017