logo

Bust of Caracalla crop

Nunca fue un buen tipo el tal Caracalla, embustero, falso, bueno .. tan falso que ni siquiera se llamaba así ...

 

Su padre, un notable emperador romano,  Septimio Severo, iniciador de la dinastía de los Severos y de la racha de emperadores militares romanos, le bautizo como Septimio Basiano , y a su vez, éste tomó el nombre de Marco Aurelio Antonino en el ano 196, para emular con su nombre a dos grandes y difuntos emperadores de la dinastía de los Antoninos (Marco Aurelio y Antonino Pio).

Pero para colmo de males, cuando Basiano/Antonino/Caracalla, se entusiasmó con las tropas bárbaras (germánicas para nosotros) y las fue incorporando a las nobles legiones romanas, se encaprichó con el uso de un manto militar de origen galo llamado "Carcallus" que hizo que se le conociera con el mote de Caracalla.

Capthjgjhgjhgura

Caracalla y Geta.

Su padre Septimio Severo, que gobernó Roma con mano fuerte y tan severa como su apellido durante dieciocho anos, decidió repartir el poder (enorme error) entre sus dos hijos, Caracalla y Lucio Geta, a cual mas desalmado de los dos, y como todo aquel que llega a lamer las botas del poder, corruptos ambos ... 

Para no darle muchas vueltas al asunto, al mejor estilo de Caín y Abel, Caracalla mató a su hermano Lucio Geta (que era el menos peor de los dos)

a fines de febrero del ano 212, se inventó una enorme mentira sobre la muerte de Lucio Geta, (dijo que una revuelta en palacio permitió que entraran asesinos a la recámara de su hermano y le asesinaron, aun que el les hizo frente de manera heroica, o sea caracalla trató de salvar a su hermano) e nadie se lo creyó por supuesto, pero ... era el emperador y había que aguantárselo.

De ahí se hizo aun mas insoportable todavía, básicamente no lo quería nadie, literalmente, no lo quería ni su madre Julia Domna, en cuyos brazos había muerto Geta, que era a su vez, el preferido de sus hijos.

6918282318 31e92187c5

A esto, cuando se volvió irascible (aun más) su carácter, al quedar el crimen impune, comenzó a masacrar a los amigos partidarios, allegados, parientes, perros, gatos o mascotas reconocidas de su difunto hermano Geta para que no quedara huella de esta tendencia dinástica y sus favoritos.

Por lo cual, se granjeó aun mas la reputación de bestia peluda y básicamente todo Roma comenzó a detestarlo sistemáticamente.

La mejor forma de salir de esta secuela de odio, era simplemente "salirse" de Roma, lo cual hizo, bajo la idea de ir a conocer sus dominios ...

Pero el tiro le salió por la culata ...

roma termas305

 

Hizo algo bueno ?

El legado más importante de su mandato fue el llamado Edicto de Caracalla o Constitutio Antoniniana (212), por el cual se extendía la ciudadanía romana a todos los habitantes libres de las provincias; dicha medida, aconsejada por el deseo de acrecentar la unidad política del Imperio y de elevar los ingresos fiscales, dio un gran impulso a la romanización, al dejar al margen de la ciudadanía sólo a las poblaciones rurales y a los bárbaros instalados en las fronteras.

En Roma impulsó Caracalla importantes construcciones, como las termas que llevan su nombre. Fue también un emperador guerrero, admirador de las gestas de Alejandro Magno: venció a los alamanes junto al río Meno (213) y lanzó una campaña contra los partos en Oriente (216).

Cuando llegó a Alejandría, porque quería ver la tumba del "gran" Alejandro Magno, los alejandrinos lo esperaron con expectativa porque querían ver de cerca a un emperador romano, grave error, divinizado por sus allegados, en realidad Caracalla causó risa en Alejandría, cuando al bajarse de su caballo vieron que era muy chiquitito (media como 1.64 ms. y además calvo) lo que marcaba una grave diferencia con sus bustos esparcidos por la ciudad.

Como todo enano, rencoroso, primero se granjeó la simpatía de la gente de la ciudad, y luego arrasó con ellos en una matanza que sus legionarios desarrollaron a placer ante los pacíficos alejandrinos.

500px Cornelius de Bruyn view of Pompeys Pillar with Alexandria

Dolor de estómago y asesinato.

Pero resulta que el poder ya no era tanto, y había entre sus oficiales, uno llamado Macrino, que no era de la dinastía de los Severos pero que detestaba a Caracalla debido a que éste lo ridiculizaba por su "amaneramiento" y a su vez,  quería ser emperador, tanto así  que se dedicó a buscar la mejor manera posible de deshacerse de la bestia ... hasta que la oportunidad se presentó.

Resulta que Caracalla que estaba de visita por Carras, en Mesopotamia, quiso salir a conocer el templo de Selene. El viaje era largo y fatigoso, Macrino que iba en la expedición, había logrado convencer a un soldado llamado Marcial,de que era imperante deshacerse del emperador, sumado a esto, Marcial había perdido a su hermano, días antes, ajusticiado por el mismo Caracalla, sin prueba alguna ... motivos sobraban.

lepautre caracalla

De repente a Caracalla le entraron ganitas de ir al servicio, y como en esas épocas, los servicios no existían, y el Emperador tenia que andar rodeado de mares de gente, pidió a todos que lo dejaran solo porque tenia que hacer su pupucito ...

Cuando Marcial vió que el Emperador quedaba solo, haciendo como que Caracalla lo llamaba, salió corriendo donde él estaba y mientras el amo del mundo se bajaba los lienzos, le clavó un puñal por la espalda, a la altura de la clavícula ... en una sola herida mortal.

Los jinetes germanos, que eran la guardia personal de Caracalla, vieron lo sucedido, persiguieron a Marcial, lo atraparon y lo mataron ... Macrino fue proclamado emperador por la tropa ...

Otros Posts

Me importa poco y cada vez menos …

head scratching

Siempre digo que la plata va y viene, que se queda enredada en los bolsillos de algunos gobernantes, es cierto. Todos roban, algunos Marx, otros menox.

La cofradía de la Dama Escarabajo a transistores

 

 

En aquellos dorados sesentas, cuando la TV todavía era un elemento selectivo, lejos del alcance de nuestros confines proletarios, barrios obreros de mucha gente y pocas esperanzas, donde los sueños siempre quedaban postergados para fin de mes y de ahí para nunca ...

Crónica de una trabazón anunciada

0000000000000000

El problema fue que yo no aceleré, en el momento que el fulano del carro rojo, atrás mío, pensó que iba a acelerar… ese fue el inicio del caos.

© Daniel Rucks 2017