logo

 

Nunca fui yo

o demasiado yo

siempre fui otros

 

otros que de manera

coercitiva

constante

repetitiva

me invitaba a asumir la misma vida ...

 

Desde mi tierna niñez

infancia

nunca fui yo el niño

rodillas sucias

zapatos lodosos

que quería

sino el perfecto

correcto

comportamiento

modelo

anhelo

de mis padres

y abuelos.

 

De joven adolescente

piel ardiente

deseo inclemente

nunca fui el semental

de mis propios sueños

sino el estudiante ideal

circunspecto

aplicado y ejemplo

que soñaron en mi nombre

profesores

y maestros.

 

Hasta quel legué a una fase

meridiana de mi vida

donde ya no fue imperante

importante

rendirle a nadie pleitesía

y fui por fin

el gerente general de mi propia vida

y grité cabrones !

y grité mierda !

fui tanto radical de derecha

como de izquierda

liberal y conservador

hice y deshice el amor

a mi antojo

hasta que tu

Princesa de mis sueños

asomaste a mis ojos ...

 

Entonces una vez más

dejé de ser yo

para transformarme

en lo que tu

anhelabas

buscabas

moldeabas

con la propia arcilla

de tus propios sueños

fui lo que quisiste

igual que antes

alguien siempre quiso

pero la transmutación

no te satisfizo

y hoy vago

errante por las azoteas

refugiado en la oscuridad

en la noche azalea

buscando

que nadie me vea

buscando a aquel que fui

antes de ti

 

 

 

 

Otros Posts

Menos de lo que hay más, más de lo que hay menos

13716570918942 0 680x276

Menos soccer y más fútbol ...

Menos "fans" y más hinchas, barras y aficionados 

El pobre pato que está preso

Duck in Jail by EvilPlague

Yo sé. Todos sabemos, que los pescados grandes son otros. Ya sé que son otros los que llenaron de dólares sucios, con las ventas de anfetaminas, los maletines conexión Río, conexión Caracas, los aviones y las cuentas en el exterior.

Ella se llamaba digamos Andrea…

11447707286 32336937a3 m

Y no era linda, o sea, no era una belleza, sino más bien todo lo contrario, con sus gafas gruesas y su cuerpo tan delgado y frágil no llamaba la atención de sus compañeros de universidad a su alrededor.

© Daniel Rucks 2018