logo

Olvidarte mujer, es más difícil que meter un dragón en un frasquito…

Olvidarte es más difícil que cantarle una canción de cuna a un elefante bebé … a puros gritos…

 

 

Porque no existe un río del olvido, existe un mar de la memoria, y en ese mar desembocan todos los ríos del olvido del mundo y en sus aguas se diluye cualquier posibilidad de olvidar…

Y ahí quedan flotando recuerdos y naufragios, momentos felices y zozobras, pasiones e incertidumbres en fin, todas las astillas del madero con el que se construye un gran amor…

Olvidarte es más difícil que tomar un café con palillos

(lo harán los japoneses?), que atrapar por los puños y ponerle una inyección a un mosquito… En fin, más difícil que morderse el codo o entrelazar los dedos de los pies…Así de complicado es olvidarte…

Por eso voy a zurcir bien la herida por donde escapa mi llorar, con una aguja perdida que busco en un pajar. Y al terminar la faena, voy a pasar un camello por el ojo de la aguja en cuestión, tal vez así consiga olvidar…

O tal vez conseguir mil ladrillos, construir una pared, y cuando esté terminada derrumbarla de nuevo, para construirla otra vez, tal vez así logre cansarme en extremo y sacarte de mi mente …

No, creo que tan sólo es otro de mil inútiles intentos …

porque olvidarte es más difícil que meter un dragón …

en un frasquito, y yo …

simplemente no te puedo olvidar.

Algunos recuerdos quedan grabados a fuego y este es uno de ellos, puedo ser un gran olvidadizo, pero el tiempo me está demostrando que nunca voy a ser un buen olvidador. Y que en el reino temporal de la amnesia no tengo cabida, ni silla donde sentarme, conclusiones a las que llego al tratar en vano de desprenderte de mi mente…

Y me esfuerzo e intento…

Pero básicamente es inútil…

por más que trato, me esfuerzo, no lograr meter ningún dragón en un frasquito…

 

 

Otros Posts

La cofradía de la Dama Escarabajo a transistores

 

 

En aquellos dorados sesentas, cuando la TV todavía era un elemento selectivo, lejos del alcance de nuestros confines proletarios, barrios obreros de mucha gente y pocas esperanzas, donde los sueños siempre quedaban postergados para fin de mes y de ahí para nunca ...

Porno star

The porn industry is a multi billion dollar moneymaker that will soon Yo estudiaba arte dramático en Nueva York, y la verdad ... me moría de hambre.

Ermitaño en la Ciudad (Colaboración de Carlos Barrera)

4109173408 e9eae28589 bHabía construido una fortaleza en su casa, un muro perimetral de hierro con cemento la cercaba, arriba de éste alambre de púas electrificado para contener a alguien con la intención de robar, puso el mejor sistema de seguridad con video cámaras incluidas.

© Daniel Rucks 2017