logo

No te molestes diciendo “lo siento …”

simplemente, pasa adelante

y vuelve a convertir

mi salud mental en un desastre.

 

 

Llegas justo en el momento

cuando empezaba a ordenarme

Llegas justo en el momento

cuando empezaba a olvidarte …

 

Esto ya lo hemos vivido antes

llegas con la misma cara de lluvia

pidiendo perdón a las baldosas

sin mirarme a los ojos

sin mostrarme tu rostro de mujer

y se supone que yo salga corriendo

a tus brazos …

otra vez.

 

… tu eres la droga que jamás debí probar

… la partitura que jamás aprendí a tocar

… esa película mala que aun así, ves hasta el final

… el último trago al que no me pude negar.

… tu eres el avión que no logré conectar en Madrid

… el cadáver que tengo enterrado en mi jardín

… el libro que empecé pero no supe escribir

… la enfermedad que no conozco y de la que voy a morir.

… tu eres ese hábito que no logro dejar

… las vergüenzas que en mi vida tuve que pasar

… el accidente que siempre supe que tendría y no pude detener

… la cicatriz que oculto y no logro esconder.

… tu eres una revista barata que aun así me dedico a hojear

… tu eres ese idioma extranjero que nunca pude dominar

… tu eres mi arresto por insultar a un oficial

… tu eres todo lo que en mi vida, hice mal …

 

Y ahora si, levantas la mirada

con esos ojos gris tipo azul octubre

enmarcados en una preocupante palidez

quédate

descansa

come

duerme

pero mañana cuando vuelva de trabajar

ya no quiero volverte a ver

mi corazón está amurallado

no hay marcha atrás

esta vez …

 

Otros Posts

Pablito clavó un clavito

13

De lo que no estamos muy seguros, es si Pablito se habrá dado cuenta del desbarajuste que con el clavo clavado … nos clavó!

Premonición (Colaboración Carlos Barrera)

39986788 Reloj despertador negro retro mostrar las 7 de la ma ana para despertar up Background

07:01 am suena la alarma del despertador, ha sonado unos minutos más tarde de lo normal, pienso-maldita alarma nunca suena a la hora indicada-hubo un apagón anoche quizás; salto de la cama como un soldado que va a la guerra …

Mala madre

Debajo del zapato viejo con tres días de uso, los calcetines sucios y tu mirada enfocada hacia ninguna parte, un pedazo de periódico de ayer, reza la noticia ... y habla de ti ...“Mala madre” ... dice.

En el puesto de la policía, donde cumples tus setenta y dos horas en una banca vieja de madera,  la gente pasa, va y sale, apurada haciendo nada, encargada de todo, conversadores de cafetería, pero les queda chance para señalarte ... “Mala madre” ... dicen.

© Daniel Rucks 2017