logo

YTT

Si no me hubiera reventado la cabeza contra aquella puerta de vidrio, 17 puntadas, una cicatriz que medio me tapo con el pelo, tal vez nunca hubiera aprendido a caminar viendo para adelante.

Si no me hubiera golpeado los que me cuelgan con la barra de la bicicleta en aquel accidente de bici en el que me di con la culata de un bus, tal vez jamás hubiera aprendido a tapármelos cuando me pongo de barrera en tiros libres. Si no me hubiera atrapado mi padre con la bolsa de billetes mal habido, robados de vueltos y tareas escolares, escondidos en los calcetines, a los 11 años, tal vez hubiera seguido delinquiendo creyéndome todopoderoso e incapaz de ser descubierto al extremo de terminar como político.

Si no se me hubiera salido aquel contundente gallito en medio del Teatro Nacional cantando una de Los Beatles en un homenaje, causando carcajadas generales, tal vez nunca hubiera entendido que lo mío no era cantar sino estudiar a lo bestia. Si no hubiera muerto mi perro viejo, casi de 15 años, atropellado por un busero hijo de puta cuando el pobre ya no podía casi caminar, tal vez nunca hubiera aprendido a llorar …

Si no me hubieras dejado plantado bailando en medio de un “How Deep is your love” de los Bee Gees en mi de adolescente, tal vez nunca hubiera aprendido lo esencial del uso del jabón y desodorante. Si una amiga tuya en la siguiente canción no hubiera hecho lo mismo, tal vez no hubiera aprendido que ir a una fiesta inmediatamente después de jugar futbol no era la idea más acertada.

Si tu mamá no me hubiera sonado tres cachetadas en la entrada de tu casa, plena vía pública después de verme bailando acaramelado en una fiesta con otra que no eras tú la noche anterior, tal vez nunca hubiera aprendido los fundamentos de este asunto de la fidelidad; si no te hubiera encontrado yo mismo, años después con él, tal vez nunca hubiera entendido que este asunto de la fidelidad era recíproco ….

198438 367283586683258 1954492986 n large

Si no me hubiera tropezado de niño con Julio Verne y de joven con Boris Vian, tal vez jamás me hubiera vuelto adicto a la lectura. Si no me hubiera ido a la quiebra en mi primer negocio, tal vez nunca hubiera aprendido a administrar dinero. Si no hubiera tenido tan buenos padres, tal vez jamás hubiera aprendido a criar buenos hijos. Si no me hubieran enseñado a Dios, aunque demasiado tarde, tal vez habría muerto … demasiado temprano.

Si no hubieras entrado y luego salido de mi vida, tal vez jamás hubiera conocido la tristeza ….

Hoy es solo un adverbio de tiempo, efímero, los golpes y el dolor que hoy constituyen este río que nos inunda … son tan solo agua mansa de mañana, cuando hoy ya sea ayer.

Y en base a nuestros ayeres vamos aprendiendo, siempre de la manera más difícil, como forjar nuestros mañanas …

No hay cicatriz sin historia

No hay historia sin enseñanza

Sin ayeres … no hay mañanas.

 

 
 

Otros Posts

Te dejo un dejo de cinismo

CINISMOSi sabés la repuesta correcta de un programa de TV, quédate callado, esperá el último segundo para taparle la boca a todos los que se equivocaron …por precipitados.

Bastante políglota

retererer

Cada día llegan más turistas al país, puede ser por las playas y las cercanías a las montañas, por el morbo de las noticias en el exterior, porque no tienen que andar cambiando billetes, todo sale de “a dólar” por el “efecto Abreu”, en fin, pero vienen …

Vacío interno (Colaboración Carlos Barrera)

morgue 20151002175619240663

 

Llegó al instituto de medicina legal de la ciudad, era el nuevo que habían contratado para realizar las autopsias a todos los cadáveres que ingresaban a la morgue, vestía su uniforme: camisa, pantalón y gorra celeste, tenía también unos zapatos de tela del mismo color, estaba entusiasmado por ser el nuevo y realizar las autopsias.

© Daniel Rucks 2018