logo

IMG 3680Siete minutos, dos horas y mil días

de simplemente no verte ...

me han convertido en anciano

he envejecido diez años

tal vez veinte …

Desde que perdí el horizonte

o desde que te obvié

en mi horizonte

he ido barranca abajo

muy bien Noseadonde …

 

De tus océanos

cerraste las esclusas

sin permitir

mi llegada a tus recodos

tu vida corre bien

de todos modos

sin necesidad de que aparezca

Yo …

el peor de todos …

 

Nunca supe, nunca quise saber

nunca entendí, nunca quise entender

era mejor pasar cada día

de eso

que tu llamabas amor

haciéndome el distraído

no había nada que comprender

porque nada había comprendido

pero ante la pasión

ante las caricias

siempre estaba dispuesto

hirviendo como un ejército

carente de todo mérito …

 

Y ahora que tanto extraño

que tanto necesito

que tan bien me haría

una sola de tus palabras …

tu vida pinta perfecta

camina sobre rodos

y en tu existencia no hago falta

Yo …

el peor de todos …

 

Pero aun así

sé que por las rendijas

de un sueño efímero

que tengas en una de tus noches inquietas

algún resabio mío puede hacer

que me recuerdes …

 

Yo …

el que siempre incomodo

Yo …

más solo que lo que en la torre de Notre Dame

se encuentra Quasimodo …

Yo …

el más sucio lodo …

Yo …

el peor de todos …

 

 

Otros Posts

Abolición de la esclavitud en El Salvador y América Latina

000233670

“En El Salvador no hay gente de piel negra, porque prohibimos su ingreso en el siglo XIX, para evitar la esclavitud”. (Muy erróneo pero muy repetido mito popular).

El club de los humildes

Leicester Premier League inolvidable AP CLAIMA20160507 0190 17

Y el año futbolero se cierra con unas cuantas, varias, no sorpresas, pero si sensaciones agradables … la ruta que abrió el Leicester  en Inglaterra la siguieron varios equipos …

The Panamá Pampers

-      414cb hombres con pampers en empresa 

       " Esto me huele mal, fétidamente mal" – murmuró el Director del periódico, JJ Watersson, que había heredado el puesto por ser nieto del fundador, no por su inteligencia …digamos.

© Daniel Rucks 2018