logo

12269675443 12a25bbf68 b

De nada me sirve esta noche saber que

hay derroche

de ovnis sobre Moscú

de nada me sirven los miles

de rusos que han salido a seguirles

 

De nada me sirve esta noche saber de

una sucia

rebelión en Irán

Donde deciden mi futuro y gestionan

sin mi permiso la próxima bomba

Si estoy solo conmigo

Solo conmigo estoy…

 

No hago nada más que pensarte

resignarme y mantener el estandarte

Solo conmigo…

 

De nada me sirve de nada

saber que Sai Baba rencarna otra vez

si mi alma sueña  con la tuya aun despierta

Y estoy solo conmigo..

 

Estoy solo conmigo

y un retrato tuyo robado

es mi único amigo

Estoy solo conmigo

tus palabras en el teléfono

me sirven de abrigo

 

De nada me sirve me estorba

saber que es tan corta la distancia

entre los dos

Si veinte cuadras se vuelven kilométricas

los muros me devuelven la réplica

 

De nada me sirve explicarme

que debo callar esta tremenda pasión

que  ni siquiera acusa recibo en tus

labios

y naufraga dando manotazos de

ahogado

 

Solo conmigo…..

                                                                      

Otros Posts

Aquel que se considere libre de culpas, que tire la primera mierda

 

Si a cada mentira al mentiroso le creciera la nariz como a Pinocho, el mundo estaría lleno de narizones. Es que si el cuento de Collodi se hiciera realidad, imagínese cuánta naricería larga desbordaría nuestro sub mundo, nauseabundo, hediondo planeta de tramposos, mentirosos, farsantes políticos.

 

Juegos Olímpicos 1908. Dorando Pietri, la gloria de perder.

Pocas historias olímpicas, me han seguido repercutiendo tanto, a lo largo de los años, a nivel personal, como la maratón que ganó, en Londres 1908, pero no resultó ganador, Dorando Pietri.

De pronto usted aparece …

gjhgjghjhg

De pronto usted aparece, resplandece, pone luz al día y me ilumina la existencia …sin previo aviso ni anestesia, en medio del caos laboral o en medio del tráfico, de planillas, expedientes pendientes o semáforos eternamente en rojo que nos dejan ventanilla a ventanilla …

© Daniel Rucks 2017