logo

C5pe8VWWYAEgNOU

A propósito de hipopótamos, Alfreditos y Gustavitos, ambos muertos en el mismo recinto bajas circunstancias poco claras …

 

… las campanadas de la muerte dejan bien claro que repican, donde les da la gana en nuestro país, y sus tañidos suenan cada vez más cerca, sin que nadie, léase bien, nadie haga algo por impedirlo.

Si a Alfredito lo mató una manzana o una bolsa plástica en el 2004, cualquiera de los dos objetos no eran parte de su dieta y no debió de haberlos consumido …quien cuida? El sepelio, veintiocho años después de su llegada al Zoológico, fue a puertas cerradas, sin prensa ni testigos … pero todo fue minuciosamente presenciado desde las ventanas de los Condominios Modelo y la Escuela República de Brasil …

Gustavito

Tres meses después llegó Gustavito, más parco, menos sociable, generó expectativa y los niños (algunos) pudieron volver a encontrarse con un hipopótamo amigo … aunque poco amigable, se sumergía cuando había mucha gente.

Gustavito, y su asesinato, responden al status de violencia País, que vivimos en continuo avance e incremento, aunque manejen y maquilen cifras y estadísticas, que obviamente, las personas que vivimos en nuestro país en contacto con la realidad, con los pies en la zanja, fuera de las oficinas de aire acondicionado, sabemos que no es así.

Usted, cree esa teoría?

C5rAnKXUsAERlQ5

 

O sea … pandilleros cobraron víctima por falta de pago de extorsiones del Zoológico? Sin que los vigilantes oyeran aunque Gustavito trató de defenderse según declaraciones de los veterinarios?

Es una salida bastante simple … pero, será cierta? El entierro express, al chilazo de Gustavito, siguiendo la misma mecánica de Alfredito, agiganta la parte turbia del asunto ...

C5seMk3WYAAAI16

Zoológico

Que el Zoológico trabaja con muy magros presupuestos desde hace al menos una década, es cierto, que se ha agravado con la iliquidez gubernamental actual, también lo es. Gustavito ni siquiera pudo ser anestesiado para curar heridas, por no existir anestesia en stock … nuestros compatriotas proclaman … hay que cerrar el zoológico !

Pero eso es entregar las armas del solaz esparcimiento (que ya casi no nos quedan) a la violencia, si ya no podemos jugar futbol en la calle, o en las mismas canchas de barrio y cantón hay masacres, si no podemos salir a caminar o charlar con el vecino a la acera … estamos retrocediendo a pasos agigantados.

Sin ir más lejos, Guatemala, con un problema similar de violencia al nuestro, tiene un Zoológico La Aurora, perfectamente cuidado y provisto … luego, no nos estará fallando la relación, la proporción, el dimensionamiento del problema?

 

Y bien …

A propósito de hipopótamos, lo que nos indigna es el miedo, el temor, la indolencia, la inoperancia de los entes respectivos, de este tocar fondo al que hemos llegado sin esperanza a la vista de que sirva para impulsarnos para regresar a la superficie …

Y si quiero ser enfático, que el árbol no nos tape el bosque, porque vivimos en el Imperio de las cortinas de humo, y si bien es cierto que lo de Gustavito es indignante y atroz ….

… no olvidemos que en la lista negra de homicidios diarios, siempre hay uno o dos niños …

… que nunca llegaron, ni en sueños …

 a conocer un hipopótamo

 

Otros Posts

La canción trunca de los pájaros de Hiroshima

Fue realmente necesario ?

O sea ...70 años después|, era necesario silenciar de una sola vez tantas voces de niños, hombres, mujeres ... era imperante truncar la canción de los pájaros de Hiroshima ?

Cómo? Entonces se acabaron los pobres en el país ?

Ignorancia

El último post político, antes del silencio electoral, así que miércoles 25 a partir de la medianoche, queda vedado leer este post. (Al fin ! Bendito seas …silencio electoral).

Ermitaño en la Ciudad (Colaboración de Carlos Barrera)

4109173408 e9eae28589 bHabía construido una fortaleza en su casa, un muro perimetral de hierro con cemento la cercaba, arriba de éste alambre de púas electrificado para contener a alguien con la intención de robar, puso el mejor sistema de seguridad con video cámaras incluidas.

© Daniel Rucks 2017