logo

8c1e6051ac585c592e384a064cdaece1

En días de carencias, muchas inusuales,

que son más duras que ausencias de besos, 

entra la nostalgia de complicidad ...

esa de tipo  miradas diciéndonos todo

en medio de una multitud,

seduciendome al extremo en un solo gesto..

que desordenaba mi esquema , .

 

Hoy acude a mí la nostalgia incomprensible, 

de aquello que solo tú y yo entendimos, 

complicidad de palabra hecha deseo, 

complicidad de deseo convertida en pasión, 

complicidad de encanto vuelto realidad, 

magia inmensa de placer, 

fantasía única que daba vida ,

a la sonrisa pícara que provocaba 

el cosquilleo de tu respiración

 desnudando mi cuerpo lento como solo tu

pudiste hacerlo, mi cómplice inolvidable,

entra de madrugada así la nostalgia de 

la complicidad de tu palabra unida a la mia, 

justo en el momento donde éramos uno solo,,

prendidos piel a piel, siguiendo letra por letra

una sola palabra... 

 

Donde fuimos dos cómplices , condenados a ser sueño,

cómplices entre líneas que desordenan la absurda realidad,

para volar en la inmensidad de esta pasión propia

de dos cómplices silenciosos, 

pero constantes, 

distantes pero encontrandonos  en la oscuridad

no de vacios sino de excesos de sueños perfectos,

donde tus manos complices unicas , saben llevarme

para entrar en tu encanto de hecho  mi  fantasia, 

irrepetible, irremplazable, inconfesable

pero totalmente fascinante.

tu nombre refleja hoy la nostalgia de complicidad,

de nuestra complicidad, guardada más allá del tiempo

en la piel.

Otros Posts

Todo lo que creíamos que Colón había hecho, y en realidad no hizo nunca

20279568771 fca292be04

La vida de Cristóbal Colón es fascinante, a estas alturas de mi mitad de siglo de vida plus cuatro no tengo la más mínima idea si era un intrépido navegante (había navegado muy poco antes de su viaje de 1492), un audaz vendedor de proyectos utópicos (o sea, haría pisto vendiendo Lotín en estos días), o un farsante muerto de hambre que se rebuscaba (a veces, me inclino por esta última teoría) para ir pasándolo.

Encuentro con el mero Diablo

Capggggggtura

Don Nispero Vestales venía cabalgando al trote lento con su caballo viejo, se moría la tarde, venía de ver su terrenito (cuatro manzanas de granos básicos, pero si la sequía no lo jodía mucho daba para vivir).

El día que un perro salvó la Copa del Mundo.

Nadie supo muy bien que pasó y si fue realidad o un “ardid” publicitario para poner la Copa Mundial de Fútbol 1966 a la máxima atención mundial … cosa que de hecho ya tenían …

© Daniel Rucks 2017