logo

8420369305 b3fed4768f bApareció en uno de esos anuncios “chafa” en Internet, que no querés leer, pero te termina persiguiendo por toda la pantalla igual, hasta que le das “click”, menos por entusiasmo más por cansancio …

“Francois de Le Courtisson, experto en belleza francés, recomienda, joven ama de casa, para estas navidades su sensacional producto de belleza, nuevo y maravilloso ! Biodegradable, capaz de exfoliar células muertas, masajear músculos y devolver a su piel el esplendor perdido !”

-          Lo quiero – me dijo u ordenó, no se … el precio parecía barato si era tan maravilloso lo que le Courtisson nos proponía, doscientos dólares ! Tarjetazo y ya !

Dos semanas después apareció, vía correo, desde Francia, un paquete que tenía un estuche tipo terciopelo, del tamaño de un plátano maduro, lo abrimos, un paste … un sencillo y común paste …

Quizás hasta un paste exportado de El Salvador o de la América Sub Tropical a Francia y comprado de regreso vía web, correo, por $ 200. 00 más shiping and handling, el mismo paste que podés comprar por tres coras en el mercado.

-          Es que vos te dejás enganchar por cualquier cosa – me recriminó mi mujer, como que yo hubiera sido el del capricho, cuando lo único que hice fue poner la tarjeta …

articulosnegocios

 

El paste de exportación

Es que soy de la idea que junto a nuestros venerados símbolos Patrios, el paste, junto al Mágico González, los Cuentos de Cipotes de Salarrué y las “prostis” de Guatemala que son todas salvadoreñas, merecen un apéndice a ser considerado.

No me pregunte como pero ya los chinos y los egipcios los usaban desde tiempos milenarios, algunos sostienen que el paste es una planta asiática, otros una planta africana, lo cierto es que es un cultivo de zonas subtropicales.

Su nombre científico es Luffa Fricatoria , de la luffa, no sé nada pero fricatoria el latín ablativo de frotar, fregar, o sea que siempre sirvió para efectos de limpieza.

Me imagino que los egipcios limpiaban la grasa de los rieles de madera para construir pirámides con pastes, así como mi abuela limpiaba tanto las orejas de las tazas de café como las orejas de todos sus nietos en tanda con el mismo paste.

Durante años viajé siempre con un paste por aquello de que en los baños de los hoteles europeos o gringos no te ponen uno, pero con los ataques del 11 de septiembre del 2001, y las revisiones del equipaje de mano, opté por llevar uno en la bolsa del pantalón, para no generar suspicacias ante la ignorancia del producto de parte de autoridades del Imperio.

Cool Gadgets Bathroom10

Todo terminó el día en que las revisiones de aeropuerto se hicieron cada vez más dactilares y casi te meten el dedo en …. verdad ? Un cabo de policía, en el aeropuerto de Frankfurt, medio cara entre Ricky Martin y Cristiano Ronaldo, tocó y con cara ruborizada y de codicia me miró y me dijo …

-          Mein Gott dies ist enorm! (Dios Mío esto es enorme !)

Percatándome de la situación, me saqué el paste de la bolsa y se lo regalé al alemán mal envasado y necesitado y nunca volví a viajar con uno …

Mientras tanto, el paste navideño de $ 200. 00 fue usado tres o cuatro días con ahínco y sin resultados mágicos, como todas estas cosas vendidas por medios electrónicos y afines, y pasó a ser elemento para refregar trastos de cocina, con un final poco “francés” como limpiador de inodoros ….

… sin entrar en más detalles.

 
 

Otros Posts

Camino a la Narcocracia

Captujhgjhgra

Según el informe 2015 de la UNODC (Oficina Naciones Unidas contra la Droga y el Delito)  nuestro país es el tercer país puente para el acarreo mundial de cocaína y efedrina y Centroamérica, el área de máxima expansión para cultivo de opio..

Ideas que surgen mientras paseas al chucho

runningwithdog

Principio básico:

La dopamina se activa aún más, con un buen ejercicio mejor aún de madrugada, y después de una buena ducha fría, con la dopamina se estimula la creatividad.

Pipo Pótamo

latest

En las junglas del Magreb africano, los animales se dividían en dos facciones claramente antagónicas, los de Agua y los de Tierra.

© Daniel Rucks 2017