logo

angelguardiaConversaban la niña y un señor muy anciano en un cuarto del hospital, ahí estaba postrado en una cama un hombre, tenía un tubo que salía de su boca éste le ayudaba a respirar, otros tubos de plástico salían de su brazo derecho el cual le inyectaba un suero intravenoso, un aparato registraba su ritmo cardiaco y otro aparato los demás signos vitales; la niña le dijo al anciano:


-¿Cómo te fue con él? (la niña señalo al hombre postrado en la cama)-
-Fue un duro trabajo, cuidarlo- le contestó.
-¿Tienes los registros?-le pregunto la niña.
El anciano portaba un cartapacio dentro de este había varios papeles que mostraban registros en orden cronológico, los saco del cartapacio y le dijo a la niña:
-Acá están-
La niña observo los registros y menciono:
-Nada fuera de lo normal, casi el mismo patrón que todos los demás, hay más movimiento cuando era niño, luego adolescente, después va disminuyendo el ritmo y se vuelve más constante, pero veo que él era muy aventurero y se arriesgaba mucho, ¿Cómo hiciste para cuidarlo?-
-Que puedo decirte, muchas veces se lo quite de las manos a la muerte, otras no fue tan complicado con un par de advertencias bastaba-le dijo el anciano.
La niña siguió hojeando los registros, pasada una hoja a la vez, al ver una se detuvo y le dijo al anciano:


-Le gustaba llevar la contraria a los demás, ¿no le acarreó problemas eso?-
-Pues a veces, si era muy revolucionario en varios temas, hasta de aspectos relacionados con la política tuve que cuidarlo, pero ese era mi trabajo-le contestó.
La niña guardo los registros en un bolso negro que portaba, miro la cara del anciano y le comentó:


-Te veo un poco cansado y agotado, pero ya rejuvenecerás-
-Tienes razón me siento un poco cansado y agotado, no es fácil cuidar a la persona, es especial las que duran más o las que mueren de causas naturales, es un duro trabajo y nadie valora lo que hacernos, ¿no crees?-increpó el anciano.
-Tranquilo así les pasa a todos, ese es el trabajo de los ángeles de la guarda, tratar o evitar que la muerte nos quite a los que cuidamos, no es sencillo lo reconozco jugársela con ella, y más si los que cuidamos no observan las señales que les damos para evitar que ella se los lleve-le dijo la niña.
El anciano suspiró y miró el cuerpo postrado en la cama, observo a la niña y le dijo:
-Ya es hora verdad-

angel de la guarda


La niña se acercó dónde estaba el cuerpo del hombre camino alrededor de él y cuando estaba cerca de la cabeza puso su mano en la frente de él, de repente el aparato que monitoreaba los signos vitales y su ritmo cardiaco empezaron a emitir uno sonidos fuertes y agudos, la niña se apartó del cuerpo y en ese momento entraron rápidamente dos enfermeras y un doctor, notaron que los signos vitales del hombre se desvanecían, las enfermeras trataron de resucitarlo, el doctor que las acompañaba acerco un aparato y con este le dio varios shock eléctricos pero el cuerpo no respondía, al cabo de cinco minutos ambos las enfermeras y el doctor se dieron por vencidos, el doctor menciono:
-Lo perdimos, se ha ido-


Una de las enfermeras tapó el cuerpo del hombre con una sábana blanca y en la bitácora que estaba al lado de la cama puso el día y la hora de la muerte, las enfermeras y el doctor abandonaron el cuarto, el anciano y la niña se habían quedado observado todo lo que ellos hicieron, salieron del cuarto y caminaban por el pasillo del hospital, bajaron las gradas hasta llegar al primer piso, ahí la niña se detuvo frente a una puerta, arriba de ésta había un rotulo que decía: ”maternidad”; ambos entraron al salón y dentro de este había dos líneas de cunas una a cada lado con varios recién nacidos, caminaron muy despacio entre las cunas y se detuvieron en una donde estaba una recién nacida, en la cuna un rotulo mostraba los apellidos de los padres, la niña miró al anciano y le dijo:


-Acá esta tu siguiente misión, espero la cumplas tan bien como la anterior-
-Espero hacerlo mucho mejor-le contestó
La niña salió de salón de maternidad y dejó al anciano junto a la recién nacida, el anciano observo la cuna y se colocó a la par de ésta, la recién nacida lo miró muy tiernamente, en ese instante su cuerpo se envolvió en una luz muy brillante y cegadora, poco a poco la luz se fue desvaneciendo y el cuerpo del anciano se había transformado en un niño, giro donde estaba la cuna con la recién nacida y al verla le dijo:


-Hola soy tu ángel de la guarda-

Otros Posts

Una profesional de la salud (Colaboración de HeRamos para este blog)

534640a9d1000cartoon-doctor-nurse-patient

Un día me dice mi esposa que tenía una especie de sarpullido en una pierna, ya antes había tenido ese problema y no eran más que unos cuantos puntitos, y pensamos que ya pasaría como en otras ocasiones. Para sorpresa pasaron tres semanas y no había alivio, más bien lo que eran unos puntitos, se había extendido por toda la pierna.

Mickey Mouse, ese ratón farsante

 

 

De pequeño, era mi admiración, pero en la medida que iba creciendo, fui viendo y descubriendo ciertos detalles de este ratón orejón, que me fueron haciendo perderle

Mi otro yo

yuiuyiuyyy66555Por motivos de mi conocida arrogancia, prepotencia, alta estima de mí mismo y presto a acercarme a los cincuenta años, poseedor de todo el dinero y los recursos que se necesitaban, decidí perpetuarme, darme continuidad inmortal y crear (o sea no crearlo yo, sino que darle a un grupo tecnológico importante y avanzado) la tarea de crear otro yo.

© Daniel Rucks 2017