logo

a

Y la controversia va más allá del hecho que separadamente, dos inventores hayan presentado independientemente en las oficinas de patentes de los USA, el mismo invento (el teléfono) a la misma hora con distintos husos horarios, abarca toda la rumorología (para que vean que no solo en El Salvador somos adictos al chambre) que acarrea el suceso.

Elisha Gray y Alexander Graham Bell, dos inventores patentaron el 14 de febrero de 1876, el teléfono, antes, ya tenía un inventor, es importante mencionarlo, el florentino Antonio Meucci, había inventado realmente el teléfono, en 1850, incluso había hecho una demostración pública del mismo en 1860, ya afincado en los USA, sin embargo jamás patentó el invento, por su precariedad económica que le impidió reunir $ 250. 00 para pagar la patente, sin embargo es el italiano, el verdadero inventor del teléfono.

Como veremos en unos párrafos ….

a4

Cuando Alexander Graham Bell, horas antes que Elisha Gray, patentó “algo parecido al teléfono”, el 14 de febrero de 1876, la oficina de patentes se lo comunicó a Meucci, el florentino había logrado inscribir derechos preliminares de su invento en 1872 y 1873, pero sin lograr nunca pagar la patente definitiva, del registro de Bell y Meucci, comenzó un interminable proceso judicial en contra de Graham Bell por “sustracción de papeles y apropiación de su invento”.

Pero Bell tenía dinero y Meucci no, además Bell había vendido “su invento” a la Western Union con un “kickback” (devolución) del 20 % del contrato, por lo que la resolución judicial fue “convenientemente estancada en tribunales” (igualito que en El Salvador !), hasta la muerte de Meucci en 1896.

a3

 

Y Elisha Gray ?

En 1876, hizo una demostración pública en un asilo, de su invento (el teléfono, of course), y funcionó de mil maravillas … inscribió su teléfono, el famoso 14 de febrero de 1876, con mala suerte, dos horas antes, Bell había patentado el teléfono.

Según los rumores, a Bell le habían avisado que ese día, Gray iba a patentar el teléfono, por lo cual se adelantó, siendo que se inscribieron en dos puntos diferentes del mismo país, con distinto huso horario, el litigio comenzó cuando Gray demandó a Bell por “la trampa” en cuestión.

Durante dos años, el litigio siguió sin una resolución, mientras la Corte Suprema definía cuál de las dos patentes era la más económica, la más sencilla de ejecutar, para tomar un lado .. pero, dado el caso, y “poderoso caballero es don dinero” (recordamos que Bell ya había vendido la patente y a quien la había vendido), la Corte Suprema en 1876 se decide por el invento de Bell … o sea, al que menos le correspondía.

Sin embargo el 13 de enero de 1887, la Corte Suprema anula el fallo anterior, y entra a una investigación pormenorizada sobre quién era el “verdadero” inventor del teléfono.

 

a1

Se tardaron un poquito nada más … El 11 de junio del 2002, la Cámara de Representantes sacó una resolución confiriendo el título de “creador del teléfono” a Meucci, y un homenaje como tal, pero ya solo era decorativo.

A Gray le queda un consuelo, en 1876, patentó el “telégrafo musical” o sea, lo que hoy conocemos como el sintetizador, teclado musical con dispositivo de altavoz con circuito integrado para modificar el sonido emitido, sin el cual Rick Wakeman se hubiera muerto de hambre, “Jump” de Van Halen nunca habría existido y la electro music de hoy no nos desgarraría los tímpanos.

 

 

Otros Posts

La tortícolis de la jirafa

Sos un desastre, sos un error, sos un estorbo, un cero a la izquierda pero mucho peor, sos una plaga, peor que la langosta, sos la parte agria de la leche echada a perder, vasca, nausea, vómito, sos agua estancada, podrida, nido de zancudos, caldo de dengue y chikungunya, sos un onanista, preservativo usado y mal amarrado.

 

Bitácora espacial del Aguacate Volador (Parte 1)

tumblr ntzur8d5G11qmmrpjo1 540

El detonante que provocó que El Salvador fuera el primer país del área que iniciara su carrera espacial, en el 2025 …

Juegos Olímpicos 1908. Dorando Pietri, la gloria de perder.

Pocas historias olímpicas, me han seguido repercutiendo tanto, a lo largo de los años, a nivel personal, como la maratón que ganó, en Londres 1908, pero no resultó ganador, Dorando Pietri.

© Daniel Rucks 2017