logo

18171

Narciso Orellana, ve la luz del alba en su cantón , en el tambo con su padre, ayudándole a ordeñar vacas. Lo ha hecho toda la vida …lo sigue haciendo, es parte de él, de su vida, hábitos y costumbres …

Leer más...

VICP6837

Que somos de segunda? Claro que si … y corrijo, orgullosamente de segunda división, pero prepárense que vamos de regreso!

Leer más...

CObjPf UYAATymB

Anantío, socando, apretando la guacha como nos toca siempre a los Salvadoreños … tenemos algo que celebrar ? Si, somos una de 12 selecciones de la CONCACAF con chance de llegar a Rusia 2018 …

Leer más...

USPW 277531aa

El futbol es de las pocas cosas que medio nos quedan, para generarnos un asomo efímero de esperanza, y encima esa esperanza nos la bajan a pedradas los mismos que deberían velar por el fútbol.

Leer más...

B96qUyoCMAA5UReConozco por lo menos una quincena de razones para NO ser seguidor de Luis Ángel Firpo

Leer más...

1 6243 20141003 132354

Hoy si muchachos, es todo o nada, es ganar o ganar, es vivir o darnos por muertos.

Leer más...

JOSEPH BLATTEREl delegado llegó al hotel de Zurich, contento por las expectativas… cinco días panza arriba, congreso, votación, adiós …

Leer más...

Otros Posts

Hermes

11228es

De las andanzas futboleras de mi infancia, que fueron múltiples, y de miles de kilómetros corridos tras un balón... nunca me voy a olvidar ...

Se necesitan hombres. Requisito: Saber escuchar

BBuEpJv

La culpa la tuvo mi madre, Ai – Nozomi, venerable anciana a quien se le metió en su obstinada cabeza de campesina japonesa, viuda, con seis hijos varones (mis hermanos), que en lugar de sembrar arroz en los pantanos, había que fabricar micro chips en la mesa del comedor.

La historia de amor de Lucho y su final infeliz

(Historia tomada de la vida real, sucedió en enero 2014, en una ciudad pequeña de algún país centroamericano).

© Daniel Rucks 2017