logo

1999.025.R.MR.EB

Adjunto a todos los lectores de este blog, copia de carta enviada por el hijo mayor de mi mamá al Sr. Presidente de los Estados Unidos de América.

Señor
Barack Obama
Casa Blanca
Washington


Estimado Señor Obama:


Dos eran los sueños de los salvadoreños: tener casa propia y ganar en dólares. Yo me he demorado un poco en realizar el primero, pero vamos saliendo con crédito en dólares desde 1998.

Pero desde el 2001, igual que mis paisanos, gano en dólares.

Quiero decir con esto que, previo el visto bueno del Banco Central de Reserva y el lleno de las formalidades que la ley ordena, mi magro salario que todavía calculan en colones se convierte mensualmente a dólares y se me gira a una cuenta; así como David Lee Roth, cada vez más flaco el tal depósito.

Hasta hace algunos años, los salvadoreños que ganaban en dólares—diplomáticos, banqueros de sucursales en el exterior, burócratas internacionales, etc.— eran los reyes del mundo.

Poco les importaban las condiciones locales del país pues, fuesen las que fueran, el
dólar iba siempre hacia arriba. Es decir, cada mes sus dólares compraban un poquito más de moneda local y, por consiguiente, el nivel de vida del que ganaba en dólares mejoraba día a día. Las crisis lo favorecían. Y las bonanzas también.

1000509261001 2008586720001 BIO Barack Obama SF FIX Retry


Pero esto ha dejado de ser cierto, señor Obama, a nosotros nos ha salido el tiro por la culata. Alguien, a espaldas suyas, ha estado manipulando la divisa norteamericana para lograr que se deteriore frente a las del resto del mundo, con fines que no dejo de insultar a puteada limpia, como hago, cuando pitan algo injusto contra el Firpo.


Buscan, seguramente, que quienes empezamos a agarrarle cariño a usted, señor Obama y sus antecesores Bush y hasta Clinton (Bill, no Doña Hilaria), cuando pasamos a ganar en dólares, se los perdamos del todo.

Le revelo algunos datos que a usted con seguridad le ocultan. Según la prensa, el dólar ha alcanzado su más bajo punto en relación con el yen japonés desde la II Guerra Mundial. En las últimas semanas su cotización ha descendido en Europa a niveles que realmente ofenden el buen nombre de los Estados Unidos de América.

El yuan, por ejemplo, que hace un año largo se cotizaba a 9 y poquito por dólar, se ha
fortalecido en casi un treinta por ciento. Ayer cambié dólares a 6.37 yuans, para ir a comer comida china; cual no sería mi sorpresa cuando el falso chino que actuaba de mesero, vio que le iba a pagar me gritó …. “que es esto ? Aquí se paga en dólares no en estos billetes raros!!” raro que un tal chino no conociera los yuanes? … ponga orden señor Obama !

IMG 7312 1024x768


Esto ha significado una vertiginosa caída en el nivel de vida de quienes, —como usted, como Tom Cruise y como yo— ganamos en dólares. Ya no se nos respeta en los restaurantes, señor Barack. La cara de turista, que antes despertaba la codiciosa amabilidad de los meseros, hoy es factor de desprecio y malos tratos.

En mi casa, los mercados semanales han ido disminuyendo de tamaño, por una simple razón …lo que se fijó en el 2001, con la famosa y vituperada “Ley de Integración Monetaria” como 1 dólar es igual a 8. 75 colones, simplemente se puso a la par … desde la caja de chicles hasta el mismo “le cuido el carro señor ?” todo vale un dólar, desde la limosna de la iglesia, hasta “un bola para curarme la goma doñita …” o sea un bola antes equivalía a un colón, hoy implica un dólar.

O sea hemos llegado a la paridad de las monedas, a fuerza de sopapaos, o sea, el colón es más fuerte que el yuan y el yen … y eso que ni circula.

Antes podíamos ir a comer con la familia al Tony Roma´s, hoy a duras penas ajustamos para “Panes El Chino” en El Salvador del Mundo … imagine usted qué problema más grande Don Obama !

Sospecho que estamos ante una colosal maniobra enderezada a obligar a los
que ganamos en dólares a que consumamos productos de Estados Unidos. Prefiero creer que no es así, señor Obama.

Pero para evitar que una de las principales armas del poderío de USA (después de los misiles “made in Texas”), o sea el dólar, se venga en picada, le tengo la solución …colonicemos el dólar !

Wel salvador 138a 5 colones 1990 f

O sea, no le voy a proponer lo que quieren hacer aquí en mi país (que es El Salvador por cierto, al que usted menciona cada vez que habla de las islas del Caribe) que es volver al colón y dejar el dólar, no, es mejor… adopten ustedes el colón, es genial !

Basaría su economía Barack, en una moneda fuerte, cotizada a la par del dólar, difícil de encontrar por lo que cada día subiría de precio y valor, dicen que hay millones y millones guardados en el Banco de Central de Reserva, pero yo dudo que “Cejitas” y “Anfetamino” hayan dejado alguno …

Así no se nos disparan los intereses de nuestros créditos, al pasar a colones, porque ustedes lo controlan … le puede protestar Trump, por usar moneda latina, pero ahí déjelo con sus berrinches

No le pido nada por tan brillante solución, bah ! A lo sumo, una postulación al Nobel de Economía … pero no se clave en eso.

 

Atte

Un salvadoreño dolarizado.

 

 

Otros Posts

15 inventos creados para durar por siglos … que ya no se usan

TV33“La tecnología avanza como si tuviera un cohete en el cxxx”, dice un humorista y la verdad tiene razón. El relevo tecnológico de los objetos de uso común es cada vez más rápido, y algunos inventos son superados pocos años después de nacer …

Virus Tecnológico (Cuento de Carlos Barrera)

48385d53d1abcb3de66a6d1c8cae90ef

Muchos teléfonos celulares comenzaron a colapsar, su funcionamiento empezó a ser errático y confuso, todas sus aplicaciones no funcionaban , la señal se desvanecía y era casi imposible hablar o mandar mensajes de texto, de acuerdo a las ultimas noticias tecnológicas, un virus muy potente se había filtrado en los servidores de las compañías proveedoras de telefonía, afectando a los teléfonos llamados de última generación ...

Turbulencias urinarias

Business travel 19417 634x0 c default

La historia es completa y absolutamente cierta. Le agrego nombres y circunstancias, pero es real de cabo a rabo.

© Daniel Rucks 2024