logo

diablo

 

Había una vez un hombre que estaba en el monte, descansando debajo de una vieja ceiba, y de pronto se le apareció el Diablo.

 

 

«Quiero hacer un pacto con usted», le dijo.

«Depende de qué se trate», contestó tranquilo el hombre, bautizado Gumersindo..

«Se trata de que usted sea un hombre muy rico y que tenga todo lo que quiera. ¿Qué le parece?».

«Me parece bien», respondió Gumersindo.

 

2a8306e2d899eeb83ad615de54201b6dbe94f6b8 hq

«Entonces le propongo un pacto. Yo lo hago rico ahora mismo pero usted va tener que adivinarme la edad, y para que lo haga le doy un plazo de veinte años. Si en veinte años la adivina, queda libre y sigue rico. Si no lo hace será mi esclavo. ¿Está de acuerdo?», dijo el Diablo estirándole un papel y un lapicero.

«Estoy de acuerdo», dijo el hombre, y firmó. «Muy bien: en veinte años exactos nos encontramos acá», agregó el Diablo y se esfumó.

 

palacio real de bruselas palacios mas bonitos del mundo 1 1

 

Cuando Gumersindo volvió a su rancho, el rancho no estaba. En su lugar había un palacio. Y él tampoco se reconoció. En vez de caites tenía botas, y un traje flamante. Un mayordomo se le acercó y le dijo:

«Señor, ¿qué desea para el almuerzo?».

«Casamiento con tortilla grueso, quemadita en el borde con viejo vino carlón», dijo el hombre.

«¿Y de postre?».

«Un banana split» - contestó Gumersindo.

 

Un rico no se acostumbra nunca a ser pobre, pero un pobre se acostumbra rápido a ser rico. Y a este hombre le llevó apenas dos minutos. Enseguida le gustó comer bien, dormir a pierna suelta, mandar y que le obedecieran. Y a la semana ya se había olvidado del Diablo.

 

Se casó con una mujer hermosa e inteligente (difíciles de encontrar, pero con pisto …). Conoció a embajadores y futbolistas. Y vivió como un duque sin darse cuenta de que pasaban los años.

 

 

 

8QpYHr 

 

 

Una noche de tormenta se desveló y se acordó de la cita con el Diablo. Para no olvidarse, había escondido en el cajón de la mesa de luz un papel con la fecha de la cita. Buscó el papel y se pegó un susto enorme. Faltaban solamente seis meses y diez días para la cita. No podía perder tiempo: necesitaba conocer la verdadera edad del Diablo.

Entonces se fue de viaje. Estuvo en Bolivia, en Ecuador, en México. Se entrevistó con los eruditos más encumbrados de Europa y con los sabios más respetados de oriente, pero en ningún lugar encontró nada. Y seis meses después, cuando faltaban un par de días para la cita, volvió a su casa derrotado.

Su mujer lo vio triste y ojeroso, y se preocupó por él. El hombre se largó a llorar y le reveló su secreto:

«Te voy a contar la verdad. Todo lo que tenemos se lo debo al Diablo. Él me dio poder a cambio de que le adivine la edad en un plazo de veinte años, y si no le adivino la edad para mañana... me convertiré en su esclavo. Estoy perdido».

 

 

«No te preocupes», dijo la mujer. «Yo te voy a arre­glar este problema. Es muy fácil». «¿Fácil?», dijo el hombre. «Ajá. Primero hay que cazar pájaros. Poné a todo el personal de palacio a cazar pájaros. Cuantos más pájaros, mejor». «¿Y después?».

«Después, vas a ver», le dijo ella, sonriente.

 

 

 

red kite hunting 2

 

 

Todo el personal salió a cazar pájaros y unas horas después había jaulas llenas. «Ahora hay que matarlos y sacarles las plumas, y después hay que poner las plumas en un tanque».

Las cosas se hicieron como ella ordenó. Y cuando todo estuvo listo, la mujer se sacó la ropa, se embadurnó el cuerpo con miel y se metió en el tanque de plumas. Enseguida empezó a revolcarse y cuando salió parecía un plumero. «Ahora vamos al lugar de la cita», le dijo a Gumersindo.

 

 

Fausto de Murnau

 

Los dos llegaron a la vieja ceiba. Ella se quedó dura como una estatua, no quería ni pestañear para no perder una pluma, y el hombre se escondió para no ser visto. Un poco antes de la medianoche apareció el Diablo.

«¿Qué pájaro será este?», dijo en voz alta el Diablo. «Avestruz no es; gallareta tampoco...». Y empezó a dar vueltas alrededor del pájaro. «¿Dónde tendrá el pico? ¿Y qué comerá?», se preguntó.

 

 

310368 429830847052928 1379425273 n

 

El Diablo miró al pájaro, cada vez más intrigado. «Decime … qué pájaro sos?», le preguntó al animal, y el pájaro respondió: «Juaguá».

«¡A la mierda!», dijo el Diablo. «En mis 485.546 años nunca me había encontrado con un pájaro tan raro». Y justo entonces se hizo la medianoche.

El pájaro se fue dando saltos, y al rato el hombre apareció en la ceiba. El Diablo lo reconoció al instante:

«Muy puntual», dijo el Diablo.

«Cinco minutos después de las doce».

El hombre respondió: «Usted también, muy puntual».

 

 

a63f17bdc870bf22a926242fbe8acb7f4b55ecd5 hq

 

El Diablo fue al grano rápido:

«¿Y, adivinó mi edad?».

Y Gumersindo dijo: «Usted tiene 485.546 años». Lo dijo con una sonrisa triunfal en los labios.

Entonces el Diablo respondió: «Exactamente».

Y desapareció …

Otros Posts

Soy tan FAS como vos Firpo, pero nunca fui al estadio (Post a dúo con @Clau_Cristal)

20080525 Archivo FASvsFirpo

@Clau_Cristal escribe.

No le voy al FAS, SOY FAS, que es algo distinto. Le voy al Bayern Münich, al Borussia Dortmund, a la Juventus, al Liverpool, al Atlético de Madrid, al Sevilla, al Paris Saint-Germain...pero de ser, soy solo FAS.

El misterio de Amelia Earhart … resuelto?

earhart 21 768x576 1Amelia Earhart es quizás una de las mujeres más famosas del mundo. Ella abrió el camino para las mujeres en todas partes del mundo y cualesquiera fuera su rubro de trabajo.

No me invites a tu cóctel (Cocktail) Parte 2 !

Cocktail Party

Nos quedamos hablando del grave problema de la escasez de asientos y la abundancia de bolos en los cócteles, las estimadas señoras y señoritas que poseen un buen busto y lo “presumen” (como se dice ahora aunque no tenga nada que ver) terminan con un chorro de baba en el escote de tanto borracho que les pone la cabeza en el hombro … nasty!

© Daniel Rucks 2024