logo

1020765293

 

Pitágoras Thompson, quien la noche anterior se había ido a dormir, millonario y prolífico, rebosante de salud y joven, altanero y soberbio, amaneció casi en la indigencia, la mañana siguiente.

 

 

 

La razón del cuesta abajo apresurado de Pitágoras, fue la venta de su exitosa empresa de mecánica cuántica, materia en la cual había sacado una Ingeniería en el extranjero, el primero del país, pero invirtió mal el dinero de la venta (una fortuna) en una ciber moneda que perdió todo su valor en horas.

 

 

7a0dfce7cba632d87251a8c4fe030bda

Pitágoras,  buscó a su esposa Melanie a su lado y vio que no estaba, pero también descubrió que su enorme cama King Size, era apenas un camastron pequeño, es mas, su cuarto se habia empequeñecido, la casa entera era una simple covacha!

Puso los pies en el suelo, buscando su  mullida alfombra y le salieron 20 cms de agua inundada, imposible hallar una luz, bajó las gradas, caminó a tientas hasta la cocina.

 

yuyiu654e33333

-Melanie! Donde estás?-llamo a su esposa en la oscuridad ...

En medio de la cocina, inundada, oscura, una figura luminosa, de una anciana, irradiaba algo de luz, estaba sentada a la mesa, con dos tazas de café ...

 

 

R 1

 

 

-Acercate Plutarco, conseguí que en el Mercado me regalaran algo de café - se la extendió a su esposo.

-Melanie ... estás ...

-Han pasado treinta y cinco años desde la venta errada e impulsiva de tu empresa, desde que las ciber monedas dejaron de tener valor ... - le contestó su esposa.

 

soberbia 1 640x384

 

Desde la bancarrota, desde que nuestra hermosa casa se convirtió en este nido de ratas, desde que tu carácter dominante, soberbio, nos cerró todas las puertas ...

-He estado dormido treinta y cinco años?

-En coma, Plutarco -le contestó Melanie.

 

dark house

 

 

- Y tu has estado esperándome? - quiso tomar de la mano a su esposa Plutarco, pero ella la alejó.

-No Plutarco, yo estoy muerta desde hace 16 años, cansada de ser despreciada por todos aquellos a los que tú habías despreciado en vida, solo soy un holograma programado,  esperando que te despertaras, para poder marcharme y al fin descansar en paz ...

 

d425155c8f2baa33f8f2c5f910e7b86b digital art fantasy arte digital

Plutarco no entendía nada, se preguntaba que había hecho mal, cual fue el error ...

- Tu egocentrismo, tu soberbia, tu falta de tolerancia y entendimiento, tus ganas de hacer más y más dinero, tu falta de interés por los que nos preocupamos por ti, por los padres y madres de más de 600 familias que quedaron sin trabajo al vender tu fabrica e invertir en esa farsa estúpida de criptomonedas ...

Nunca pensaste en nadie que no fueras tú mismo ...-lloraba Melanie

Plutarco volvió a acercar su mano a la de Melanie, pero no tocó nada tangible, solo era luz ...

- Y ahora estás solo Plutarco ...

 

1389825745

 

El holograma de Melanie comenzaba a apagarse, pixelearse, mientras se diluía iba rejuveneciendo a todas aquellas características fisonómicas que Melanie había tenido hasta desaparecer, Plutarco veia marcharse a la única mujer que había amado en su vida, descubriendo, en un último parpadeo,  al fin ... cuanto la había necesitado, cuanto la necesitaba.

 

 

desperado

 

El 2o piso comenzó a crujir, era un hecho que el deterioro era extremo, y la estructura le iba a caer encima ...

... pero no quiso correr

...  prefirió, tomarse con calma, su taza de café ...

 

 

 

 

Otros Posts

Sexo Animal !!

tumblr nfv8a4r7uh1s9rrcgo1 1280

“- Como hacen el amor los puercoespines?

-           Con muuuucho cuidado”. (Chascarrillo popular).

Dos más dos siempre suman cinco

2mas2cinco 640x428

Cuando un fulano no sabe cómo explicar que las cosas no salieron como debían salir o como él dijo que iban a suceder, suele justificarse con la deplorable frase “lo que pasa es que, en este tema, dos más dos no siempre es cuatro … puede ser cinco”. Una zafada clásica.

La asombrosa transformación de Ovidio Cherenqueque

popoCaptura

Ovidio Cherenqueque no era aficionado a la bebida, pero ese martes, al salir de trabajar, fue directamente del periódico donde trabajaba a un pequeño bar que quedaba a dos cuadras …

© Daniel Rucks 2024