logo

mnmnmnmnDe la Historia se originan las leyendas y las leyendas dan origen a la Historia, y en otros casos, Historia y leyenda se conjugan en un suceso en común, una guerra y un esférico en disputa: una número 5 de gajos de cuero.

En 1914, en plena 1era Guerra Mundial, entre las líneas de trincheras que separaban a las tropas inglesas de las alemanas, en Ypres, Bélgica, fue donde el poder del deporte logró detener el fuego de las armas.

La feroz guerra tuvo una tregua navideña, según se fue sabiendo después por las cartas que enviaron los soldados de uno y otro bando a sus casas.

1482315156 376288 1482315202 noticia normal 1

 

La noche del 23 de diciembre, a uno y otro lado del “Dead man zone” un teniente llamado Zehmisch ordenó a sus hombres decorar sus instalaciones con árboles de Navidad y velas encendidas. Zehmisch inició el “armisticio” con el tradicional saludo cantado de Merry Christmas en el lado inglés, al tiempo que la respuesta de Fröhliche Weihnachten del lado alemán causó la reacción esperada.

En la noche del 24 de diciembre, en las trincheras de los alemanes se escucharon algunos villancicos cantados por los combatientes, particularmente el más bello de todos, “Noche de paz”. En respuesta, también se cantaron villancicos desde las trincheras inglesas. La sorpresa, según describió un brigadista escocés en carta a su casa, fue que a la mañana siguiente aparecieron, desarmados, andando por la tierra de nadie, soldados alemanes portando cajas de cigarrillos y algunos regalos.

«¿Qué hacer? —se preguntaban los ingleses—Dispararles? No se puede disparar a hombres desarmados.»

yuiuyiuyiuy

Los soldados intercambiaron regalos y concertaron un partido de fútbol para festejar el encuentro y la Navidad.

En uno de los diarios personales, un alemán escribe el relato detallado de lo que sucedió aquella jornada: "Un inglés salió de su trinchera con las manos en alto, llevaba un sombrero lleno de cigarrillos y estaba desarmado. Ese día no hubo disparos. Fue un día histórico porque cuando conocí a su oficial organizamos un armisticio de 48 horas. Cientos de soldados de ambos bandos se reunieron e intercambiaron saludos y regalos".

Un reportero del Manchester Guardian, en su crónica publica el día 26 describe cómo «cada acre de terreno útil para el juego existente entre las dos líneas de trincheras fue ocupado por el fútbol».

ChristmasMiracle

 

Un mayor del ejército inglés explica que el día de Navidad su regimiento, de nombre Saxons, jugó un partido contra un regimiento alemán, al que habría vencido por 3-2, aunque en las crónicas de las tropas del Imperio alemán, dice que los alemanes ganaron 2-1 y se llevaron el trofeo, al no haber trofeo, en medio de esa guerra … lo que se disputó fue una liebre, que los alemanes se comieron asada.

El mismo día, sin embargo, otro oficial británico explica cómo rechazó la idea del partido, porque en su zona de operaciones el terreno entre ambas trincheras estaba demasiado destrozado por los cañonazos y no había manera de encontrar un espacio suficiente para ello.

Multitud de jóvenes escribieron con emoción a sus casas sobre los hechos de ese singular día de Navidad.

navidad

 

 

Vuelta a la guerra

Luego volverían los tiros. Aquella fue una guerra terrible que duró casi cuatro años más y dejó espantada a la humanidad.

Pero el fútbol había sustituido por un día a las balas.

El problema fue que ese “hermanamiento” no fue del gusto de la alta jerarquía de ambos ejércitos, para el año siguiente la oficialidad de uno y otro lado de las trincheras tomó las disposiciones oportunas para que tal cosa no se repitiera, de manera que aquello quedó circunscrito a la Navidad de 1914 …

El 17 de diciembre de 2014 la UEFA conmemoró en Ypres, Bélgica, el centenario de la tregua de Navidad de 1914, y se levantó un monumento en el mismo sitio en el que se disputó un improvisado duelo futbolístico.

Otros Posts

Versos sueltos para San Óscar Romero

Monsenor Romero 5(En las vísperas de su canonización. Óscar Arnulfo Romero y Galdámez; Ciudad Barrios, 1915 - San Salvador, 1980)

Todo lo que tuve mientras te tuve

Tuve a Dios, y tuve fortaleza para desafiar al diablo, tuve un hogar y éste era remanso de descanso de mi ser exhausto reposando sobre tus rodillas, tuve canciones y tuve poesía, tuve verdades y tuve mentiras, tuve sueños y tuve desvelos, tuve problemas y siempre tuve soluciones, tuve la sabiduría que emanaba de tus palabras, la calma que emanaba de tus manos, y la guía que emanaba de tu ejemplo… es tan solo parte de todo lo que tuve mientras te tuve…

El terremoto del 7 de junio de 1917

 

"Fue la última vez que el Boquerón hizo erupción … esperamos, casi noventa años después, que nunca más vaya a suceder algo similar” (Don Julio Villeda (1901 – 1989)

Las palabras de Don Julio, siguen resonando en mi cabeza, hoy, un siglo después de la última erupción de nuestro volcán de San Salvador y más específicamente no ladera NorOccidental ..."Los Chinitos" de frente a Quezaltepeque.

© Daniel Rucks 2024